jueves. 02.02.2023
Calvo (i) y Quezada serán fundamentales frente al Girona.

Baloncesto León, después de su revitalizador triunfo frente al Clavijo, pujará mañana por sumar su tercer triunfo a domicilio y de paso vergarse del Girona, uno de los cuatro equipos que han ‘mojado’ en el Palacio en la primera vuelta liguera.

Los de Javier de Grado tratarán así de poner punto y final al maleficio que parece perseguirle en el Pabellón Fontajau de Girona, donde no vence desde 1.997, cuando ambos equipos militaban entonces en la Liga ACB y a los leoneses les dirigía el actual presidente del Lleida, Edu Torres.

La cancha gerundense ha sido un terreno poco propicio para León que además sufrió su último descenso a la Liga LEB Oro un 20 de abril de 2008 en el mismo escenario ante el ya desaparecido -el actual Girona FC es heredero del Sant Josep- Akasvayu que entonces lideraba un joven Marc Gasol antes de emigrar a la NBA.

Han transcurrido casi quince años desde que los leoneses sumaran su último triunfo en esta cancha donde ahora buscarán igualarse con un rival que les aventaja en tan solo una victoria, ocupando los locales la última plaza de los equipos que tienen derecho a disputar las eliminatorias por el ascenso. Sin embargo, el equipo dirigido por el ex-madridista Zan Taback está atravesando dificultades económicas -que parecen haberse reconducido tras la llegada de un nuevo inversor- que a punto estuvieron de echar al traste con la trayectoria de un conjunto en el que una de sus principales referencias es el base Nacho Ordín, precisamente ex-jugador de Baloncesto León.

Girona venció en la primera vuelta en cancha leonesa, justo en el estreno ante su afición en la actual temporada del equipo de Javier de Grado (82-88) en lo que supuso el primer triunfo catalán en el municipal, que también había sido terreno poco propicio en sus visitas.

León confía en acabar con su ‘gafe’ en Fontajau
Comentarios