viernes 22/10/21
balonmano. Liga asobal

La liga marca ahora el rumbo

El Reale Ademar está obligado a enterrar la decepción de la Champions y centrarse en la liga para asegurar la tercera plaza. Cuenca y Granollers serán determinantes.
El central serbio Dalibor Cutura hace un lanzamiento durante el último entrenamiento.

La Champions está muerta pero la liga no. Todo lo contrario. Está muy viva a falta tan sólo de cuatro jornadas. Tanto que el Reale Ademar se jugará en los próximos dos partidos: Cuenca y Granollers buena parte de sus opciones de acabar en la tercera plaza que ahora ocupa a cuatro puntos del Valladolid su competidor encarnizado durante toda la temporada por esa plaza que da billete directo para disputar la próxima edición de la Liga de Campeones.

Cuenca y Granollers son citas clave porque el equipo leonés tiene un complicadísimo final de liga pues en las dos últimas jornadas se enfrentará consecutivamente a los dos primeros clasificados de la Liga Asobal: primero en el Palacio al líder Barcelona que no ha perdido todavía ningún encuentro esta campaña —26 victorias en 26 encuentros— y para rematar la temporada al Atlético de Madrid que sólo ha perdido un partido, en el que se midió precisamente a los azulgrana.

Los cuatro puntos de renta que tiene sobre el Valladolid (39 por 35) son buenos siempre y cuando no haya ningún otro tropiezo. Los leoneses tienen ganado el golaverage a los pucelanos por lo que podrían permitirse perder esos dos partidos ante catalanes y madrileños si antes hacen los deberes y despachan al Cuenca este próximo sábado en el Palacio y a continuación solventan también el compromiso que les enfrentará al Granollers del leonés Manolo Cadenas.

«Mantener el grupo»

El lateral internacional del Reale Ademar, Antonio García, cree necesario «mantener el grupo porque eso conllevaría que se pudiera aspirar a grandes cosas, incluso a títulos en un futuro».

Sin embargo, el jugador catalán es consciente de las dificultades que entrañará mantener la actual estructura de plantilla dada la situación económica del club leonés, poniéndose de manifiesto en su propia situación, al haber denunciado en su caso hace semanas el impago de varias mensualidades, exigiendo la rescisión del contrato que le une con el Reale Ademar por dos temporada más. «Si fuera posible la continuidad se puede ser muy optimistas con respecto a las posibilidades del grupo, aunque para ello deberían solucionarse los problemas económicos que se siguen arrastrando durante meses», afirmó en Efe. Y sobre la reciente eliminación en los cuartos de final de Liga de Campeones ante el Füchse Berlín, Antonio García no tuvo reparo en calificarlo de «desastre y si no se habla en estos términos supondría una falta de respeto después del nivel que había dado el equipo en la competición».

La liga marca ahora el rumbo
Comentarios