miércoles 25/5/22

La Liga pasa por el Sánchez Pizjuán

El Real Madrid visita al Sevilla en uno de los escenarios más difíciles pero con la opción de asestar un golpe casi decisivo por el título Benzema y Vinicius, estiletes en el ataque

El Ramón Sánchez Pizjuán es por méritos propios uno de los estadios de la Liga más difíciles para el foráneo. También para el Madrid, que en el siglo XXI ha conocido más sinsabores que alegrías en el feudo sevillista (21.00 horas, Movistar LaLiga), pero que en esta ocasión tiene en el barrio de Nervión la opción de asestar un golpe casi definitivo en la pelea por el título de Liga. Todo lo que sea para el conjunto blanco sumar una victoria en su visita al Sevilla y al menos sostener su ventaja actual de 12 puntos frente al Barça, que serían nueve reales si el conjunto azulgrana solventa con triunfo sus encuentros contra el Cádiz -el lunes- y Rayo -aplazado en su día y fijado para el domingo 24-, supondría tener media Liga en el bolsillo con solo seis jornadas por delante.

No es de extrañar que ante un desafío de altura pero también una ocasión pintiparada para dejar claro su dominio en este campeonato Ancelotti haya pasado página de la épica clasificación para las semifinales de Champions contra el Chelsea. Considera el técnico italiano que su equipo está en plenas condiciones de afrontar una batalla decisiva en el Pizjuán aunque no dispondrá de laterales izquierdos específicos, sin los lesionados Mendy y Marcelo, y tampoco de Casemiro, su sostén en la medular, por sanción, además de Vallejo y Ceballos, ambos por covid-19, y Hazard y Jovic, también con dolencias físicas.

«Jugamos el martes, vamos a jugar el domingo por la noche y en el aspecto físico el equipo está muy bien. Queremos jugar con energía, que es lo que necesita este tipo de partido, y lo podemos hacer. El tiempo de recuperación ha sido suficiente. Al equipo lo veo bastante bien, creo que lo ha mostrado en los últimos partidos, como en la prórroga contra el Chelsea», defiende el técnico italiano, insistiendo en la fe ciega en sus pretorianos a pesar de las muchas críticas que ha recibido por su escasa predisposición a las rotaciones. «Todo el mundo está esperando el pinchazo del Madrid pero el pinchazo no llega».

Hasta siete bajas lamenta el de Reggiolo pero sobre todo dos problemas que resolver. El primero en el carril zurdo, donde sin jugadores específicos la opción a priori lógica pasa por el comodín de Nacho. El segundo, en la delicada posición de mediocentro defensivo, en la que sin un sustituto natural para Casemiro, Carletto ya ha recurrido en más de una ocasión a Kroos, que dejaría su posición como interior izquierdo a Camavinga, toda vez que Valverde llega exhausto después de su despliegue frente al Chelsea. Lucas Vázquez podría ofrecer descanso a Carvajal y Asensio podría ser una opción con piernas frescas en el flanco derecho del ataque blanco, con Benzema y Vinicius como santo y seña ofensivo.

En el Sevilla no se cree ya demasiado en la remota posibilidad de pelear por el título, pero el empate sin goles entre la Real Sociedad y el Betis, los principales perseguidores en la lucha por las cuatro primeras plazas que suponen el billete de Champions, ofrecen al conjunto de Lopetegui la posibilidad de alcanzar un suculento colchón de seis puntos si es que en el Domingo de Resurrección logra doblegar al líder al calor de su pasional afición.

La Liga pasa por el Sánchez Pizjuán
Comentarios