viernes 17/9/21
caza y pesca

Los últimos coletazos

Mientras la pesca tiene los días contados, la sequía arroja un balance pobre de la primera fase de la temporada de caza del jabalí, que remonta con la aparición del agua.
El Lago Monte de Jabares acogerá la IV Liga Santana.

Tal y como establece la normativa anual de pesca El día 15 de octubre finaliza la temporada en las aguas reguladas, las únicas en las que todavía se podía practicar la pesca de la trucha en la modalidad sin muerte. A partir de esa fecha quedarán abiertas las aguas no trucheras o en régimen especial para pescar ciprínidos. Caso de capturar alguna trucha en estas aguas deberá devolverse al río en perfectas condiciones. Están siendo muy abundantes las capturas durante estas últimas jornadas. Los ríos, una vez que ha finalizado la campaña de riegos, han reducido drásticamente sus caudales y ello permite pescar tramos inéditos, especialmente en el Esla.

Lo cierto es que en esta temporada son muchos los aficionados que siguen practicando la pesca sin muerte, a diferencia de otros años en los que muy pocos acudían al río y, por consiguiente, se molestaba menos a las “pintonas”. Los tramos libres sin muerte del Esla y del Porma, así como los escenarios y cotos del Órbigo, son las zonas mas concurridas tanto por leoneses como por aficionados de otras provincias.

Finalizada la temporada truchera muchos pescadores optarán por la pesca del lucio, especie que durante el otoño cobra una importante actividad. En los cursos bajos del Esla y del Órbigo pueden conseguirse grandes ejemplares de este voraz depredador a pesar de que sus poblaciones han caído en picado. Además y en estos mismos lugares se sigue practicando la pesca de ciprínidos, barbos y carpas especialmente. También los Lagos de Pesca repoblados con truchas arco-iris cobran relevancia al cerrarse los ríos. En términos generales y salvo excepciones la temporada que ahora finaliza ha sido algo mejor que la pasada. La subida descomunal, un 100%, en los permisos de cotos ha dejado estos semivacíos, pero lo cierto es que muchos tramos libres tienen tanta trucha como los acotados, si bien la masificación de aficionados perjudica la pesca. Los ríos de León, si se comparan con los de otras provincias, pueden resultar todavía atractivos, pero decir que tienen buena salud resultaría demasiado atrevido. La escasez de agentes forestales, aliviada levemente por el Seprona, se deja sentir en el río, donde muy raramente se les encuentra. Si se consideran las vacaciones, las fiestas, y sobre todo su dedicación a otras tareas como los incendios o la vigilancia del campo y las plantaciones, las horas dedicadas al río han de ser las mínimas. La atención de los aficionados, una vez finalizada la temporada, se centrará en la publicación de la nueva Ley de Pesca cuya tramitación parlamentaria está prevista para finales de octubre.

Los últimos coletazos
Comentarios