lunes. 05.12.2022

Otra alternativa muy a tener en cuenta es la posibilidad de dedicarse a la pesca del lucio o de los ciprínidos, barbos y carpas especialmente, ya que las tencas apenas tienen actividad todavía. Los grandes lucios ya comienzan a estar activos en estas fechas, pues han finalizado el desove y necesitan alimentarse para reponer la grasa perdida. Los barbos acostumbran a concentrarse en esta época en las zonas profundas pero a veces se descuelgan a las raseras. En estas circunstancias suele dar muy buenos resultados el cebo corrido, tanto el gusarapín como la lombriz. Las carpas tienen su principal hábitat en los embalses, especialmente el de Bárcena próximo a Ponferrada. Los pescadores de carpas pueden capturar hasta una docena y una docena de barbos. Si algún pecador afortunado captura una anguila de río debe saber que la talla mínima es de 30 centímetros y el cupo de tres.

La normativa de pesca cada vez se hace más compleja y presenta numerosas excepciones y peculiaridades en cada provincia, por eso habrá que revisar cuidadosamente los anexos provinciales. En todo caso, y en buena lógica, debería de haber más truchas que el pasado año, pues «teóricamente» se ha pescado sin muerte y todas las truchas que no se han llevado deberían de estar en el río. Esperemos que esto sea así y no se cumplan los pronósticos de quienes aseguran que la pesca sin muerte produce abundantes bajas y estresa a las «pintonas» de forma que incide en su buena salud y en sus ciclos reproductivos.

Lucios y ciprínidos son las alternativas
Comentarios