jueves. 08.12.2022
FÚTBOL

El Madrid se aferra al liderato

El equipo blanco muestra dos caras ante un Granada que le puso en aprietos
El Madrid celebra uno de sus goles. FERNANDO VILLAR

El Real Madrid volvió a firmar un triunfo (4-2) con dosis de sufrimiento en cuanto se relajó, resucitado el Granada por un grave error de Areola en pleno debate de la portería, cuando el Santiago Bernabéu saboreaba una goleada el día que Hazard se estrenó como goleador en el fútbol español.

 

Definió con la calidad de un súper clase. Recibiendo al espacio, sin la velocidad como para no verse atenazado por los centrales en la carrera, pero metiendo el pie abajo al balón para superar con calidad la salida de Rui Silva. El primer tanto de Hazard en el Real Madrid se hizo esperar pero lo celebró por todo lo alto el madridismo, ansiado de encontrar el líder que busca en su reconstrucción.

Para ello necesita un triunfo de tranquilidad y firmeza en su estadio. Parecía firmarlo cuando llegó un desplome inesperado, el de Areola en pleno debate. Con Courtois señalado tras el Brujas y de baja, el francés repetía imagen de firmeza hasta que en un minuto todo se borró de golpe y resucitó algún error clamoroso de su etapa del PSG. Había fallado por alto creando una inseguridad. El siguiente balón que tocó se entretuvo en el despeje, Carlos Fernández le robó la cartera y en vez de golpear el balón lo hizo sobre el tobillo del rival. El tanto de penalti de Machís quedó en anécdota pero señala la portería madridista como punto de conflicto.

Por entonces el Real Madrid ya ganaba 3-0. Con la firmeza y el acierto que le faltó ante el Brujas el día que resucitó todas sus dudas defensivas. No las tuvo en el primer acto frente al Granada. Tomando con la seriedad que merece el rival, al que golpeó a los dos minutos. Bale apareciendo en la derecha para inventar un pase de exterior con su zurda al remate a placer de Benzema.

Los problemas de bajas en el lateral izquierdo los solventaba Zidane cambiando de banda a Carvajal. Inició con un mal pase de zurda, su pierna menos buena, pero dejó una buena actuación, con subidas que desequilibraron y rozando el gol en dos ocasiones. Rui Silva se lució para evitarlo.

La personalidad del Real Madrid minimizó las virtudes del Granada. Valverde daba una exhibición. De costa a costa. Robando, apareciendo arriba, rematando, lanzando la presión. Sus dos titularidades ligueras seguidas son un premio de Zidane que no ha desaprovechado. Tuvo el segundo. Conectó con Kroos hasta que el alemán sintió unos molestias que dieron paso a Modric.

El Madrid se aferra al liderato
Comentarios