domingo 28/2/21
Fútbol | Primera División

El Madrid quiere a Bale fuera

El club está dispuesto a correr con parte de la ficha del galés con tal de facilitar su salida esta temporada Zidane tampoco cuenta con Mariano
Bale se entrena en Valdebebas mientras la directiva blanca le busca una salida. JUANJO MARTÍN

Conquistado ese título en el torneo de la regularidad que exigía Zinedine Zidane para ver reforzado su trabajo diario, el reto del Real Madrid es reafirmar el cambio de ciclo y aprovechar la crisis del Barça por la pésima pasada temporada y una resolución del ‘caso Messi’ que puede ser pan para hoy pero hambre para mañana en los catalanes. Con solo tres títulos de Liga de los últimos doce en juego, de los que los azulgrana conquistaron ocho, el club blanco se exige ambición, continuidad y estabilidad para cambiar esa tendencia en la historia reciente. Capaces de triunfar en el torneo local gracias al buen orden colectivo, si bien veteranos como Sergio Ramos y Karim Benzema marcaron las diferencias en ambas áreas, les toca borrar la sombra de Cristiano Ronaldo, y sus 50 goles por temporada que siempre se echarán de menos, y volver a reinar en Europa tras el pequeño fracaso que supone caer en octavos frente al Manchester City. Como cada temporada, el Real Madrid abre el curso en busca del triplete, del 35º título de Liga, decimocuarta Copa de Europa y vigésima Copa del Rey. Un palmarés al alcance solo del club que preside Florentino Pérez.

A falta de refuerzos sonados, máxime si se tiene en cuenta que la falta de público provocará un descenso de unos 180 millones de ingresos, la misión es recuperar a Eden Hazard, que ni por asomo respondió en su primer año a los 100 millones que los merengues pagaron por él, aunque los medios belgas aseguran que el montante se elevó a 160. Primero llegó falto de forma y luego las lesiones óseas lastraron al ex del Chelsea. En total, 1.545 minutos en 22 encuentros (16 de Liga y 6 de Champions), un gol y siete asistencias. Muy pobre bagaje.

Zidane, el artífice de la revolución tranquila, cree en la mezcla de jóvenes y veteranos como la clave del éxito. La columna vertebral de su equipo debe recobrar la energía perdida por el inexorable paso del tiempo. 34 años adornan al incombustible Sergio Ramos y al croata Luka Modric, mientras que Toni Kroos ya ha alcanzado los 30 y acusa cierto desgaste.

Otros problemas son los 32 años de Benzema, que acaba de completar quizá su temporada más descollante, al menos en Liga, y la falta de un recambio de garantías como pivote defensivo para Casemiro. Fede Valverde ha crecido de forma exponencial pero le ocurre algo parecido a Marcos Llorente: su físico es descomunal y brilla más con recorrido que como centrocampista posicional.

Con el noruego Martin Odegaard ya en nómina, el colombiano James Rodríguez por fin traspasado al Everton de Carlo Ancelotti por 25 millones y Ceballos y Brahim cedidos al Arsenal y al Milan, respectivamente, el Real Madrid está pendiente aún de una salida clave. Se trata por todos los medios de buscarle otro acomodo al galés Gareth Bale y liberar su alta ficha, un misterio entre 15 y 20 millones anuales. Él está feliz en Madrid, con el sol y el golf. Aunque apenas participe en el equipo blanco, sigue dispuesto a cumplir su contrato para ser una estrella libre el curso próximo. Pero la paciencia del Real Madrid y de Zidane se han agotado.

Es clave que el francés muestre autoridad y sea muy clarito con los que no cuenta. No le sirve ser ambiguo porque no caben todos. Sobredimensión sobre todo en la delantera. Hazard, Benzema, Vinicius, Rodrygo, Asensio, Jovic, Bale, Mariano, Lucas Vázquez... En cuanto al centro del campo, hay cinco jugadores más Odegaard. Casemiro, Kroos, Modric, Valverde e Isco. La Juventus parece interesada en el malagueño, que no tiene intención alguna de moverse. En portería y defensa parece todo claro con el regreso asegurado de Lunin y el probable de Odriozola. Courtois, Carvajal, Ramos, Varane, Militao, Nacho, Marcelo y Mendy tienen plaza fija. Vallejo vuelve a salir cedido al Granada y Achraf Hakimi fue traspasado al Inter de Milán por 40 millones tras dos años cedido en Dortmund. Antes de entrar, dejen salir. En tiempos de pandemia toca intentar hacer caja.

El Madrid quiere a Bale fuera
Comentarios