viernes 20/5/22
                      Los jugadores madridistas celebran la victoria ante el Osasuna que les acerca un poco más al título de Liga. VILLAR LÓPEZ
Los jugadores madridistas celebran la victoria ante el Osasuna que les acerca un poco más al título de Liga. VILLAR LÓPEZ

El Real Madrid se llevó tres puntos de oro ante Osasuna tras imponerse (1-3) gracias a los goles Alaba, Asensio y Lucas Vázquez que sirven a los blancos para certificar la Liga de manera virtual en una noche en la que Benzema falló dos penaltis frente a unos navarros muy combativos.

Osasuna salió muy intenso al partido con una presión adelantada para morder a los de Ancelotti. Budimir tuvo un disparo con la izquierda que mandó alta. Chimy Ávila piso área para poner un centro de volea con su pierna derecha a la que Darko no llegó por muy poco en el primer palo.

El Madrid no se quedó atrás y buscó la meta contraria. Una jugada ensayada dio lugar al primero. Benzema puso un centro en el segundo palo que remató Alaba hasta en dos ocasiones para hacer el primero de la noche. El coliseo enmudeció un segundo, antes de seguir animando a los suyos.

Los navarros no quisieron desaprovechar el ritmo impuesto y se reengancharon un minuto después. El argentino Ávila puso, de nuevo, un ‘centrochut’ desde su banda que tocó en Nacho antes de que el croata Budimir metiese el empate en el segundo palo en lo que fue su quinto gol en cinco jornadas.

La energía rojilla fue descendiendo y los blancos se hicieron con la posesión para buscar jugadas más elaboradas. El VAR anuló un nuevo tanto de Budimir que no subió al marcador. Valverde estiró a su equipo y Alaba avisó con un zurdazo desde la misma posición desde la que marcó en el Camp Nou, pero Sergio Herrera desvió a un costado.

Osasuna dio algún susto con más corazón que fútbol y el Madrid sacó el mazo segundos antes del descanso. Camavinga puso un gran pase por encima de la defensa hacia un Ceballos que estrelló su disparo en Herrera. Marco Asensio, muy atento, empujó al rechace para poner por delante a los suyos.

El Chimy Ávila quiso estar presente en todas las acciones y, pasado de revoluciones, cometió penalti por una clarísima mano. Su guardameta le hizo un gran favor y realizó una enorme parada a Benzema metiendo la mano derecha tras una buena ejecución del francés.

El partido no daba para suspiros y De Burgos Bengoetxea pitó pena máxima de Nacho Vidal sobre Rodrygo. El capitán Benzema recogió el balón y lo posó a once metros de la portería. Herrera, muy acertado, adivinó las intenciones de su adversario, quien eligió el mismo sitio. Mala decisión.

Los líderes fueron carburando y concedieron poco a un Osasuna que iba arreones. Los 21.360 espectadores que se dieron cita se levantaron de su asiento cada vez que vieron un pequeño atisbo de empate.

El Sadar rugió y rugió sin encontrar la recompensa del gol por parte de los suyos. Vini entró en el 90 para pillar un contra y finiquitar el duelo. Dicho y hecho. El brasileño corrió como siempre y puso un pase para que Lucas Vázquez diese el tercero en el tiempo añadido.

Finalmente, el Madrid supo aguantar el empuje local sin apenas despeinarse para dejar la Liga sentenciada a falta de cinco jornadas para el final del campeonato.

El Madrid sentencia la Liga en El Sadar