viernes 03.07.2020

Un Mallorca desatado no tira la toalla y compromete al Celta

El Mallorca se mantiene en la pelea por la permanencia al golear 5-1 al Celta en Palma con tantos de Budimir (2), Cucho Hernández, Pozo y Salva Sevilla, ante un rival desconocido que pareció reaccionar con el 3-1 de Iago Aspas de penalti, pero que sucumbió ante un adversario implacable en los metros finales de cada acción.

El fuerte calor derritió las ideas del Celta en defensa y en ataque en la primera parte, hasta quedar a expensas de un Mallorca muy efectivo que se fue al vestuario con un 3-0 que no esperaba ni el aficionado local más optimista.

Con su alineación de gala -Lucas Olaza, Jaison Murillo y Santi Mina fueron titulares- y con el mismo bloque que casi derrota al Barça, los celestes fueron superados en todas las facetas futbolísticas por un rival que se jugaba la vida.

Lo único que puede alegar a su favor el equipo de Óscar García Junyent es que dos decisiones del colegiado no le favorecieron en momentos claves: el primer penalti de Mina a Dani Rodríguez, muy dudoso, según se pudo apreciar en las imágenes de televisión, y el gol fantasma del colombiano Jeison Murillo que no subió al marcador.

De Burgos Bengoechea tardó varios minutos en confirmar la pena máxima, que ratificó tras ver el vídeo de la acción.

Un Mallorca desatado no tira la toalla y compromete al Celta