domingo 25/10/20
FÚTBOL | PRIMERA DIVISIÓN

Manita de goles en versión blanca

El Madrid no da opción al Leganés que entrena el leonés Luis Cembranos
Luis Cembranos durante el partido. JIMÉNEZ

La noche de brujas la vivió esta vez en el Santiago Bernabéu el Leganés al que el efecto Luis Cembranos no pudo llevar a un resultado positivo. Se desquitó el Real Madrid del pepinazo copero de hace un par de temporadas con una goleada al conjunto blanquiazul (5-0)tras una primera media hora primorosa de los blancos, que salieron en estampida para mantenerle el pulso al Barça y cerraron el choque en un abrir y cerrar de ojos con goles de Rodrygo, Kroos y Sergio Ramos, este último de penalti. Benzema, también desde los once metros antes de retirarse ovacionado en otra jornada espléndida del lionés, y Jovic, en su primera diana como madridista, cerrarían la cuenta en la segunda parte.

 

Soberbia actuación del conjunto de Zidane, que de una tacada escaló cuatro puestos en la tabla, sacando partido a los tropiezos de Atlético, Sevilla y Real Sociedad, aunque a expensas de lo que haga este jueves el Granada en su visita al campo del Getafe para consolidar la segunda posición al cierre de la jornada y con un partido menos que los otros perseguidores del líder.

 

Sacó matrícula con su apuesta Zidane, que con las piernas de sus pretorianos aliviadas por el aplazamiento del clásico, calcó el bloque que venció al Galatasaray. Gran novedad en un técnico que había plantado doce alineaciones distintas en otros tantos choques esta temporada.

 

Con esa llaga aún presente en la memoria del madridismo, los blancos comparecían sin margen de error en uno de esos partidos trampa, entre semana y contra un rival de la parte baja. Interiorizada la lección, irrumpió esta vez con energía, concentración y compromiso la escuadra local. Salida en tromba que rindió frutos de inmediato. Filtró Rodrygo una bola extraordinaria a Benzema para articular una maravillosa acción colectiva. De Benzema a Marcelo, de éste a Hazard, vuelta al lateral brasileño para que centrase al ‘9’ y servicio del ariete para que el ex del Santos, principio y fin de todo, sellase su segunda diana en su debut como titular ante su hinchada. Sin tiempo para reponerse del primer mandoble, el Leganés estaba de nuevo en la lona. Sirvió de nuevo Benzema y empujó esta vez Kroos, segundo máximo artillero ya de su equipo con tres dianas, el triple de las que facturó en todo el curso anterior.

 

Avasallaba el Real Madrid a un Leganés desbordado. Los locales las tenían de todos los colores, ya fuera un latigazo ajustado al palo de Kroos que se marchó por centímetros o una chilena de Benzema que hubiera entrado derecha a la videoteca. Hazard quiso sumarse a la fiesta pero se topó con Juan Soriano, que lo derribó. Era el turno de Sergio Ramos, letal desde los once metros. Duelo resuelto antes de la media hora.

 

Estaba visto, los merengues disfrutaban de una película de Disney mientras el hombre de las sombras perseguía al conjunto de Luis Cembranos. Oscar Rodríguez, mirlo blanco, convidó sin querer a la fiesta a Courtois con un trallazo que permitió lucirse al belga para espantar sus particulares brujas. Del Bernabéu salió descompuesto y pitado hace un mes el cancerbero belga. Al Bernabéu regresó entre aplausos en una noche plácida para él y su equipo que, una vez puestos los pelos de punta al colista, se gustó con Hazard y Rodrygo desatados y permutando bandas. La vuelta de Modric, atropellado también por Soriano en un penalti que certificaría Benzema, en el tramo final coronó una jornada bendita de los blancos pero pavorosa para el Leganés. Luego llegaría la puntilla de Jovic.

Manita de goles en versión blanca