domingo 20/6/21
Balonmano | División de Honor

Marta Vidal reina en el Málaga

La guardameta leonesa acaba de lograr la EHF, la Supercopa de España y la Copa de la Reina con el conjunto andaluz

Es su tercera temporada, antes jugó en el Cleba

La guardameta leonesa Marta Vidal lleva tres temporadas en el Clínicas Rincón Málaga. DL

Fue una de las perlas que defendió los colores del Cleba —con el que rozó el ascenso a la máxima categoría del balonmano femenino español— pero hace ya tres años que hizo las maletas para poner rumbo a Málaga, donde el Clínicas Rincón le abrió las puertas de la élite de par en par pese a su insultante juventud. Apenas tenía 19 años. Hoy compagina el primer equipo —donde la competencia es realmente grande— con el filial, a cuyas convocatorias acude gracias a su condición de sub-21. Es Marta Vidal, una de las pocas leonesas que militan en la Liga Iberdrola.

A nivel de equipo, el Clínicas Rincón Málaga está viviendo una de sus grandes temporadas. Quizá la más importante de su historia. Acaban de coronarse como reinas de Europa al conseguir la EHF Cup —no sin sufrimiento— en una final a doble partido donde hicieron bueno el resultado de la ida en su feudo. Pero la gesta de la que también ha sido protagonista Marta no se queda ahí. También han levantado la Supercopa de España y la Copa de la Reina (en este caso de la edición de la pasada temporada suspendida en su día por la pandemia de covid).

Amplia experiencia

En el Cleba estuvo cinco temporadas pasando por la División de Honor y por la plata

En cuanto a la trayectoria de la leonesa en el conjunto andaluz, lo cierto es que ha perdido algo de peso bajo los palos desde la llegada al club de las veteranas Merche Castellanos y el regreso de Virginia Fernández de su periplo por las ligas sueca y francesa. Pero aún así siempre rinde cuando le dan la oportunidad. Ha aprendido a curtirse junto a algunas de las mejores jugadoras.

Una todoterreno

Su condición de sub-21 también le permite jugar con el filial malagueño cuando es necesario

En el Cleba estuvo cinco temporadas pasando por la División de Honor y por la plata. «Se nota bastante la diferencia entre ambas categorías, sobre todo es un tema de calidad», decía a este periódico la leonesa hace ahora tres años, justo cuando se conoció que ponía rumbo a Málaga. «Una de mis máximas es que nunca hay que ponerse límites».

Feliz por los grandes éxitos de su club en una 2020-21 nada sencilla, Marta confía en seguir creciendo como jugadora y en hacerse con la titularidad aportando su calidad, reflejos y solidez a un equipo con el que ha dado un paso de gigante.

Marta Vidal reina en el Málaga
Comentarios