martes 22/9/20
Fórmula 1 | G.P. de España

Mercedes aplaca las dudas

Hamilton y Bottas volverán a sentirse favoritos para conseguir la ‘pole’
Carlos Sainz firmó un buen crono y acabó séptimo. EMILIO MORENATTI
Carlos Sainz firmó un buen crono y acabó séptimo. EMILIO MORENATTI

A Carlos Sainz y a McLaren no se les está dando bien el verano. Ya en Silverstone padecieron problemas de sobrecalentamiento, lo que hizo que el rendimiento fuese notablemente inferior a lo esperado, y la llegada a Montmeló, que tras la lluvia del jueves dejó el esperado calor, no parece que vaya a cambiar mucho el guión.

El equipo de Woking montó un chasis nuevo en el coche de Sainz. Aunque no es el único factor a tener en cuenta (ni mucho menos el más trascendente), esperaban que con él se acabasen las malas sensaciones que había tenido el español en las dos carreras en territorio británico. Después de una primera sesión de libres en la que ensayaron diferentes configuraciones aerodinámicas para intentar paliar esos problemas, en la sesión más importante, la segunda, mejoraron ligeramente el rendimiento hasta marcar un buen séptimo mejor tiempo a 1.3 del crono del más rápido del día, que no podía ser otro que el habitual Lewis Hamilton.

Un buen tiempo
El español marcó un crono a 1,3 del más rápido del día, que no podía ser otro más que Hamilton

Sin embargo, siguen lejos del rendimiento esperado. y empieza a ser preocupante. Las apreturas del calendario de este extraño 2020 han hecho que se condense buena parte de la temporada en los meses de verano e inicio del otoño, donde previsiblemente las temperaturas serán altas. Si el MCL35 tiene un problema de sobrecalentamiento endémico que no pudieron detectar en pretemporada ni hasta ahora, pueden ver comprometidas sus aspiraciones ya no a podio, sino incluso a estar regularmente en el ‘top 10’ de clasificación o el ‘top 5’ de carrera.

El temor en McLaren es que no puedan bajar de temperatura el coche cuando está en momentos de alto rendimiento. Andreas Seidl, jefe del equipo, coloca en «dos o tres grados de más» el exceso que detectaron en el monoplaza de Sainz en Silverstone, algo para lo que están trabajando en Montmeló. No se descarta que incluso desmonten el chasis antes de la clasificación y hagan algo tan sencillo como efectivo: abrir nuevas branquias para que el flujo de aire sea mayor.

Sainz tiene puestas muchas esperanzas en este fin de semana, no sólo por ser la carrera de casa, sino porque lleva dos ceros consecutivos y no se puede permitir caer más.

Mercedes aplaca las dudas