martes 26/1/21
Motociclismo | Gran Premio de la Comunidad Valenciana

Mir hereda el trono de Márquez

El balear firma la séptima plaza en Cheste, resultado suficiente como para convertirse en el cuarto español campeón del mundo de MotoGP

Arenas es más líder en Moto3

El piloto de Suzuki selló en Valencia su triunfo en la general. FÖSTERLING
El piloto de Suzuki selló en Valencia su triunfo en la general. FÖSTERLING

No fue la carrera que había dicho tener en su mente, aunque sí esa que se esperaba de un piloto que ha hecho de la templanza y la madurez su seña de identidad, pese a su inexperiencia en el Mundial y en MotoGP, pese a los vaivenes a veces inexplicables de 2020. Joan Mir, muy retrasado en la parrilla, sabía de antemano que iba a tener control visual de sus dos principales rivales por el título, uno un puesto por delante, Fabio Quartararo; el otro dos por detrás, Alex Rins.

Porque los otros dos no le preocupaban tanto, Franco Morbidelli por la distancia en la general, y Maverick Viñales porque ha mostrado señales de agotamiento mental en forma de competitividad en las últimas semanas.

Un estado en el que también se podía incluir a Quartararo. Descartado el francés, Mir solo tenía que prestar atención a Rins, que esta vez tampoco mostró ese extra que en otras ocasiones le ha permitido ir remontando. El paso de los primeros era superior, y el barcelonés tuvo que conformarse finalmente con la cuarta plaza, también tras la caída de Nakagami. El nipón volvió a temblar con la visión del podio, y se fue al suelo en la última curva de la vuelta 18 al interpretar fatal su adelantamiento a Pol Espargaró, un incidente que a punto estuvo de costarle la carrera al de KTM.

Pol Espargaró había vuelto a colocarse, como una semana antes, en la tercera plaza, esta vez con Morbidelli y Miller por delante, los dos primeros de la parrilla. El australiano agotó sus opciones de convertirse en el décimo ganador distinto del presente curso, hasta el punto de recortar las décimas de ventaja del italiano de Yamaha y plantearle una apasionante pelea de última vuelta, en un momento en el que los miembros de Suzuki ya preparaban el festejo del título mundial de Mir. Morbidelli y Miller se pasaron y repasaron en varias ocasiones, aunque fue el pupilo de Rossi el que se llevó el gato al agua por 93 milésimas de segundo.

Tras los dos primeros de nuevo Espargaró, que suma así su quinto podio en el presente curso para convertirse en el segundo piloto que más cajones ha acumulado hasta el momento, solo por detrás del campeón del mundo.

Y ese ya es Joan Mir, el cuarto español campeón del mundo de la clase reina -tras Crivillé, Jorge Lorenzo y Marc Márquez- y que eleva a 53 los títulos logrados por el motociclismo español hasta la fecha. Todos los de MotoGP desde 2012 (dos de Jorge Lorenzo y seis de Marc Márquez).

«No me lo creo todavía»

«No, no me lo creo todavía. No me quedan fuerzas para celebrar y además ha sido una carrera en la que he sufrido muchísimo. Menos mal que esta carrera no ha llegado antes, porque la verdad es que no había sufrido tanto en todo el año. Nos ha bastado para ser campeones porque todo el trabajo del año ha sido muy bueno», confesaba el mallorquín, eufórico por el reto completado.

Uno que casi nadie podía haber imaginado a principio de año, ni siquiera cuando Márquez quedó en fuera de juego tras ese accidente que se ha convertido en martirio. Ese día, Joan Mir también se fue al suelo, tras un error en la segunda vuelta, así que el relevo del campeón debía de quedar en manos de pilotos como Fabio Quartararo, Maverick Viñales o Andrea Dovizioso. Y es que la carrera de Joan Mir no ha hecho más que empezar.

Mir hereda el trono de Márquez