jueves 27/1/22

—En estos momentos tan especiales y emotivos, ¿tienen en mente al alguien?

—A mucha gente. Amigos, compañeras, Federación... pero sobretodo a mis padres. Gracias a ellos he llegado hasta aquí. Mis padres son personas corrientes, de una localidad pequeña que adoro, con unos ingresos normales, que lo han dado todo para no sólo que su hija se formase, también se dedicara al rugby, su ilusión. Han sido muchos años en los que no han podido irse de vacaciones para poder ayudarme en el apartado económico a que yo pudiera estar en Madrid y hacer realidad todo por lo que he trabajado. Si no hubiera sido por ellos yo no hubiera llegado a este punto. Por eso cuando han estado presentes en mi último partido como jugadora con la selección la emoción ha sido enorme.

—Leonesa y coyantina. Siempre hemos visto a María Casado como una gran embajadora de su tierra allá done ha ido.

—Las raíces no hay que olvidarlas nunca. Siempre que puedo vuelvo a mi casa e intento ayudar en lo que sea. Es tan gratificante poder ayudar a los tuyos...

—Eres pasado y presente del rugby español y protagonista de buena parte de sus éxitos. ¿Crees que hay relevo?

—Estoy orgullosa de haber contribuido con mi modesto grano de arena a éxitos como el diploma en los Juegos de Río o el buen papel en las Series Mundiales. Pero también feliz porque creo que las nuevas generaciones podrán mantener ese protagonismo y crecimiento del rugby en España. Y espero verlo de cerca en la faceta a la que me dedicará ahora en cuerpo y alma como siempre lo he hecho como jugadora.

—Tantos años en la élite, ¿suponen un sacrificio enorme?

—Bastante. Pero todo se lleva mejor si tienes ilusión y trabajas duro. El rugby ha sido, es y será una parte importante de mi vida.

«A mis padres les debo todo lo que he logrado»
Comentarios