viernes. 30.09.2022
Automovilismo

Muere Adrián Campos, el hombre que dio el empujón definitivo a Fernando Alonso

El expiloto valenciano ha muerto a los 60 años de edad por causas desconocidas. Estaba en pleno proceso de dar el salto, de nuevo, a la Fórmula 1 con su propio equipo
campos
David Vidales y Adrián Campos. CAMPOS RACING

El automovilismo español ha perdido a una de sus figuras más relevantes de los últimos 40 años. Adrián Campos Súñer ha muerto a los 60 años de edad, de manera totalmente repentina y sin que hubiera noticia de alguna enfermedad previa. La noticia saltó primero en el Instagram de uno de sus buenos amigos, Alejandro Agag. El CEO de la Formula E se despedía del hombre que le metió en el mundo de las carreras, sin el que nunca habría podido ser uno de los 'popes' del automovilismo mundial. Como para tantos otros, Adrián Campos fue el culpable de que el veneno de las carreras entrara en sus venas.

Para muchos españoles que ya peinan canas, fue uno de los primeros nombres españoles que sonaron en la Fórmula 1. En los años en los que leyendas como Alain Prost, Ayrton Senna o Nigel Mansell se hacían un sitio en los libros de historia de las grandes gestas deportivas, un joven valenciano conseguía poner una pegatina de la marca de vaqueros Lois en un humilde Minardi. Con el equipo italiano disputó poco más de una temporada, una veintena de Grandes Premios de los que sólo acabó dos: el de España de 1987 en 14ª posición y el de San Marino de 1998, 16º. No volvió a rodar ni una vuelta más en un F1 durante una carrera, pero ni mucho menos dejó ahí su vinculación con el automovilismo.

Tras regresar al Campeonato de España de Turismos, que ganó, se embarcó en un proyecto que ha ido recuperando a lo largo de las décadas, el gran proyecto de su vida: crear un equipo español de Fórmula 1. A principios de los 90 se le ocurrió montar Bravo F1, una escudería para la que incluso llegó a tener piloto, Jordi Gené. El fracaso fue absoluto, pero empezó a entender lo que ocurría: faltaba una estructura de base.

Por eso fundó Adrián Campos Motorsport, germen de lo que luego (y hasta hoy) se llamó Campos Racing. Asociado al incipiente Open Fortuna by Nissan (luego renombrado Euro Open Movistar by Nissan), Adrián Campos se convirtió en el padre y padrino deportivo de tantos otros talentos que llegaron después: Antonio García, Marc Gené, Adrián Vallés, Roldán Rodríguez. y por encima de todos, Fernando Alonso.

No se puede entender la carrera del piloto asturiano sin la figura de Adrián Campos a su lado en sus primeros años en los monoplazas, primero en el citado Euro Open, después en la F3000 y por último en la Fórmula 1. Adrián Campos fue su primer manager, el hombre que le abrió la puerta del Gran Circo y le dio ese pequeño empujón de padre que ve cómo su talentoso hijo se mete en un reino desconocido que acabaría haciendo suyo. Giancarlo Minardi, que había sido su jefe 20 años antes, entendió que si Campos le llevaba a ese introvertido chico que apenas había llegado a la veintena, era porque tenía un talento voraz. Alonso voló solo y Campos se hizo a un lado, pero siempre con la Fórmula 1 en el punto de mira.

Bandera de la escudería española En 2010 alzó la bandera de nuevo de la escudería española: Campos Meta. Fiarse de quien no debía hizo que el proyecto dejara de ser suyo incluso antes de empezar. Se convirtió en Hispania Racing, una escudería fallida desde su nacimiento y que acabó pasando sin pena ni gloria hasta ser demolida un par de años después. Otro éxito, aunque este de menor calado, que sin la figura del de Alzira no se habría producido.

Campos Racing, mientras, se convirtió en un referente de equipo para todo el mundo. Con estructuras en prácticamente todos los campeonatos relevantes, tanto de monoplazas como de turismos, Adrián Campos había creado por fin esa base que en los 90 detectó que faltaba. AutoGP, F3 Europea, GP3 y GP2 (luego reconvertidas en F3 y F2), Mundial de Turismos (bajo todas sus acepciones y vertientes). Varios pilotos de la actual parrilla de F1 pasaron por las manos de un Adrián Campos que no verá cumplido su eterno sueño, cuando lo tenía más cerca que nunca.

A finales de 2019, la FOM y él mismo anunciaron que habían logrado la preinscripción para el campeonato de Fórmula 1 con una escudería de su propiedad, en asociación con Salvatore Gandolfo y la empresa Motorsport Increase Management. El plan avanzaba, aunque el parón de la pandemia pospuso todo a un hipotético 2022. Queda por ver si se mantiene el sueño o sin su gran mentor se guarda en un cajón.

Muere Adrián Campos, el hombre que dio el empujón definitivo a Fernando Alonso
Comentarios