miércoles. 08.02.2023
La selección precisa superar por más de trece puntos a Grecia para ratificar esta generación

El nuevo básket español se la juega hoy en León

León acoge hoy un partido del PreEuropeo de Suecia al que acuden dos equipos que ya tienen el billete en la mano. Pero España y Grecia se juegan quién o
La selección griega que dirige con mano férrea Ioannidis viene con casi todas sus estrellas para mantenerse como el único equipo invicto del PreEuropeo. Sus aleros altos y la versatilidad de sus mejores hombres son las grandes bazas de un equipo contra el que España tendrá que exhibir sus mejores armas y con gran acierto para superar esta reválida. El objetivo es doble: ganar y por más de trece puntos. Con ese ansiado resultado, España sería primera de grupo. Los griegos combinan adecuadamente a su «vieja guardia» integrada por Sigalas (escolta del Granada) y Alvertis (alerto de Panathinaikos), con generaciones intermedias lideradas por Papaloukas y Chatzivretas (bases del CSKA), o Dikoudis y Kakiouzis (aleros del AEK). Pero también llegan nuevos jugadores al equipo que rebajan su media por debajo de los 25 años, como Fotsis y Tsartsaris (aleros de Panathinaikos), Diamantidis (base del Iraklis) o Papadopoulos (pívot de Panathinaikos). Pero en el combinado español se aguarda el partido con ganas. Alfonso Reyes aseguró ayer: «Que nadie dude de que saldremos a por todas. Sabemos que Grecia es un equipo duro que llegará con rabia y con la misma aspiración que nosotros». Y «la Bomba» Navarro es realista aunque no se descarta nada: «Será un partido difícil. Ellos son un gran equipo que sabe lo que se está jugando. De momento, nuestro objetivo es ganar y, según como lleguemos a los últimos minutos, nos podemos plantear la meta de superar esa diferencia de trece puntos que arrastramos del partido de ida». Desde el combinado se ha reiterado en los últimos días la importancia que tendrá la afición en este choque. En el partido de ida jugado en tierras griegas hace un año, la Federación helena programó el encuentro en un pequeño pabellón de apenas 3.500 asientos de aforo, que fue un auténtico infierno para los jugadores españoles. Por ello, el técnico Moncho López confía en devolver a Grecia la moneda porque la afición leonesa empujará al combinado español hacia la victoria. La ciudad vive una vez más el mejor baloncesto con una joven generación de jugadores que con los ausentes Pau Gasol y Raúl López puede soñar con lo mejor.

El nuevo básket español se la juega hoy en León
Comentarios