sábado 28/5/22

Un ogro y dos cenicientas para España

La Roja tendrá como compañeros en el grupo E a Alemania, Japón y el vencedor de la repesca entre Costa Rica y Nueva Zelanda El debut en Catar será el 23 de noviembre Bélgica, Brasil y Portugal, por su cuadro

La suerte está echada y el pujante combinado español que lidera desde el banquillo Luis Enrique tampoco puede quejarse. A pesar de que le correspondió Alemania, el coco del bombo 2, sobre el papel La Roja es muy superior a sus otros dos rivales en la primera fase -Japón y el ganador de la eliminatoria entre Nueva Zelanda y Costa Rica- y solo un fracaso histórico la dejaría fuera del primer cruce de octavos de final en el Mundial de Catar 2022. A falta todavía de 230 días para que el balón comience a rodar el 21 de noviembre con el partido inaugural entre el anfitrión y Ecuador, el sorteo celebrado en Doha define la hoja de ruta para las 29 selecciones ya clasificadas y las ocho que aún compiten por las tres plazas que restan.

Se de la circunstancia de que la selección española no conocerá su primer rival hasta la repesca del mes de junio entre el ganador de Oceanía y el cuarto clasificado de la Concacaf. A pesar de esa incertidumbre inicial, todo lo que no sea ganar el 23 de junio en el estadio Al Bayt a los neozelandeses o a los ticos de Keylor Navas no entra en ningún pronóstico.

Si supera con éxito su estreno, España llegará con tres puntos y mucho más tranquilidad al segundo partido, que tendrá lugar cuatro días después en el estadio A Tumama de Doha ante la ‘Mannschaft’, el enemigo a evitar por su historia, el valor de su escudo, sus figuras y sus cuatro títulos mundiales. Sin embargo, España le endosó un set en blanco en el último partido, jugado en noviembre de 2020 en La Cartuja de Sevilla, y le apeó con ese gol inolvidable de Puyol en las semifinales del Mundial de Sudáfrica. Después de varios años de decepciones en Alemania, se marchó Joachim Löw y llegó Hansi Flick, que revitalizó a la selección, más agresiva sin balón y con los jóvenes más asentados, aunque también recuperó a veteranos como Müller para la causa. Para cerrar la primera fase, el equipo de Luis Enrique se medirá a Japón, el 1 de diciembre. Los asiáticos, con Minamino (Liverpool) como gran figura y el madridista Take Kubo forman un combinado que juega bien, pero tradicionalmente acusa falta de pegada.

Sobre el papel, las dificultades llegarían en octavos, ya que La Roja se vería las caras contra el primer o segundo clasificado del grupo F, previsiblemente la Bélgica de Roberto Martínez. Y puestos a hacer conjeturas, en el horizonte de cuartos de final podría aparecer la temible Brasil, pero eso ya es mucho decir.

Un ogro y dos cenicientas para España
Comentarios