jueves. 30.06.2022

Los organizadores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 se reunieron este sábado para tomar una decisión final sobre la asistencia de espectadores extranjeros, una opción que el gobierno japonés ya ha calificado como "difícil".

En la reunión telemática a cinco participaron la presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto; el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach; el del Comité Paralímpico Internacional (IPC), Andrew Parsons; la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike; y la ministra nipona a cargo de los JJ.OO., Tamayo Marukawa.

"Nuestra prioridad es la seguridad de todos los participantes de los Juegos y, por supuesto, del pueblo japonés", y establecer esas prioridades "significa que tienes que respetarlas y que tendremos que tomar decisiones difíciles", dijo Bach en los primeros minutos del encuentro, que estuvieron abiertos a los periodistas.

Estas decisiones suponen "sacrificios para todos" que serán discutidas hoy y sobre las que se tomarán otras tras escuchar la postura de todas las partes y para las que Bach pidió "comprensión".

Se espera que al término del encuentro en las próximas horas los organizadores anuncien oficialmente que los espectadores extranjeros que no sean residentes en el archipiélago no podrán entrar.

Esto incluirá a los voluntarios extranjeros que estaba previsto que se desplazaran al país para colaborar en el evento deportivo.

El gobierno de Japón, que mantiene vetada la entrada al territorio de todos los extranjeros que no sean residentes desde diciembre, habría tomado la decisión hace semanas, al considerar que la entrada de visitantes aumentaría el riesgo de que introdujeran en el país otras variantes de la covid más contagiosas.

El comité organizador vendió más de 4 millones de entradas para los próximos Juegos de Tokio sólo en Japón, pero recibió 810.000 solicitudes de devolución el año pasado tras el aplazamiento.

En torno a un millón de entradas se habrían vendido además en el extranjero, según datos recogidos por diversos medios, ante la falta de cifras oficiales.

En torno al 10 % de los aproximadamente 80.000 voluntarios de los JJ.OO eran extranjeros, según cifras de la organización previas al aplazamiento de la cita hasta 2021.

Según recogió hoy la agencia de noticias Kyodo, el Gobierno estaría considerando hacer excepciones con voluntarios del exterior cuyas funciones sean difíciles de reemplazar por alguien que resida en el país, como el ser capaz de hablar un idioma determinado.

Los organizadores de Tokio 2020 se reúnen para decidir sobre los visitantes foráneos
Comentarios