jueves. 07.07.2022

Finalmente, Orlando Ortega es de bronce, una medalla que le sabe a poco. Pero al menos le sabe, que a punto estuvo ni siquiera de probarla por culpa de la enésima temeridad de Omar McLeod. Después de ganar su segunda Diamond League, de estar a punto de batir su propio récord de España, de llegar a Doha en mejor forma que todos sus rivales, el jamaicano le cortó el paso hacia la gloria. Aunque la segunda reclamación de la Federación Española de Atletismo (RFEA) al Jurado de Apelación de la IAAF le concedió ayer jueves su primera presea en un Mundial, que suma a la plata olímpica en Río 2016 y al bronce europeo en Berlín 2018, y que también estrena el medallero nacional en Catar, donde España suma otros seis finalistas y ya mejora los resultados de Londres hace dos años.


La RFEA presentó en última instancia nuevas pruebas gráficas de la mala intención de McLeod al derribar a Ortega. La baza de la Federación Española pasaba por que se otorgase a Orlando Ortega, como así fue finalmente, la medalla de bronce compartida con el francés Pascal Martinot-Lagarde. El mismo Jurado ya había entregado el miércoles dos bronces en la final de lanzamiento de martillo. El húngaro Bence Halász, primer ganador de la medalla, la había logrado gracias a un intento que resultó ser nulo, por lo que el polaco Wojciech Nowicki ascendería al tercer escalón del podio.

Orlando Ortega es de bronce
Comentarios