martes. 05.07.2022
Fútbol | Segunda División B

«La paciencia dará frutos»

El exentrenador de la Cultural confía en la evolución de los jugadores «Estoy convencido de que llegarán a lo más alto»
David Cabello durante un entrenamiento cuando hace unos días dirigía a la Cultural. MARCIANO PÉREZ

El exentrenador de la Cultural, David Cabello, se despide de sus jugadores a través de un comunicado. Los que dirigen la entidad deportiva no le dieron la oportunidad de sentarse ante los medios de comunicación para expresarse antes del adiós. Pasó un casting muy refinado, para que Llamazares y Pozo se cercioraran de que era el técnico idóneo para liderar un proyecto con miras a regresar a Segunda División. El plan tan lustroso duró mes y medio. El director deportivo Ricardo Pozo, gran valedor de la contratación de Cabello (según reconoció el propio Ricar a sus afines ante la insistencia del que mueve sus hilos), ni siquiera le dedicó una palabra antes de presentar al nuevo preparador Íñigo Idiakez. Sí pronunció las frases habituales de despedida Llamazares (en 18 segundos) antes de prologar la llegada de Idiakez en el acto oficial de presentación como técnico. Así es el comportamiento de los que dirigen la nave culturalista.

Despedida del técnico
«Haréis disfrutar a nuestra querida afición. Se os echará de menos», en alusión a la plantilla

David Cabello se despide de sus jugadores con estas palabras: «El fútbol, el caprichoso destino, nos han privado de finalizar una aventura que emprendimos con la mayor de las ganas y la mejor de las energías. No podremos seguir en directo la tremenda evolución de estos chicos, aunque estoy convencido de que llegarán a lo más alto más pronto que tarde. Siempre he dicho de corazón, que son los mejores, y un resultado adverso no va a hacerme cambiar de opinión. La paciencia, madre de todas las ciencias, dará sus frutos, y haréis disfrutar a nuestra querida afición tanto como nos habéis hecho disfrutar a nosotros trabajando a vuestro lado. Se os echará de menos».

Así se despide David Cabello. Sin hacer ruido ni declaraciones. Prefirió irse como un caballero, recordando a una plantilla de jugadores de la que está seguro de su valía. Sin una mala palabra ni un mal gesto hacia sus dirigentes.

«La paciencia dará frutos»
Comentarios