jueves. 01.12.2022
Balonmano | Liga Asobal

El Palacio deja de ser un fortín

Abanca Ademar 27 Huesca 28 Un gol de Tioumentsev en los últimos segundos condena a un Ademar que tuvo la victoria en su mano pero al que le faltó acierto anotador
Natán Suárez volvió a ofrecer un rendimiento irregular a lo largo del partido confirmando que no pasa por su mejor momento de la temporada. FERNANDO OTERO

Nuevo varapalo para el Abanca Ademar (27-28) en una Liga Asobal que se le ha atragantado a los leoneses casi desde la primera jornada. Y lo peor es que todavía le restan seis compromisos por delante. Esta vez el verdugo fue un Huesca que dejó claro por qué su lucha esta temporada se centra en colgarse la medalla de bronce, la última con plaza europea para la 2021-22. Una tercera posición que sin embargo ya se antoja prácticamente imposible para el conjunto que dirige Manolo Cadenas, a quien hace rato que no le salen conejos de la chistera. Y no es que los suyos jugasen mal —de hecho en los minutos finales tuvieron opciones de colocar un +2 a su favor que hubiera sido casi definitivo— pero acabaron pagando caro sus propios errores.

De decantar la balanza en favor de los oscenses se encargó un imperial Tioumentsev (6), al que no le tembló el pulso para anotar un gol de oro a falta de cinco segundos para el final. Suyas fueron algunas de las mejores acciones sobre el parqué leonés redondeando un sobresaliente partido. Y como socio de excepción estuvo Joao Pinto (6) y en menor medida Sergio Pérez (6). Entre los tres se repartieron a partes iguales 18 de las 28 dianas que alcanzó el cuadro de Nolasco. Los hubo de todos los colores pero si con algo castigaron a la débil defensa leonesa fue, en gran medida, a base de lanzamientos exteriores. Una pesadilla que se acrecentó, cierto es, porque tampoco Slavic ni Khalifa tuvieron su día.

El choque se mantuvo igualado en casi todo momento, con un Huesca que lideró la mayor renta (+3) tras el paso por vestuarios. Incluso atacaron para irse de cuatro. Pero el Ademar supo meterse en la pelea cuando más falta hacía. De hecho, tras un primer acto donde ambos se dedicaron a tantearse, solo hubo un conato de rebelión visitante a falta de tres minutos para marcharse al vestuario (13-15). Después de unos primeros compases con pérdidas en ambos lados, la calidad individual de Tin Lucin y de Tioumentsev desatascó a sus respectivos equipos. Sin duda el croata se antoja imprescindible no solo en la dirección del juego sino —sobre todo— en el tiro exterior. Salvo él —y con Semedo en dique seco— el resto de expertos andan desaparecidos.

Muy precipitados. Así regresaron los de Manolo Cadenas al inicio de los segundos treinta minutos. Poco a poco —después de algunas acciones arbitrales polémicas— el partido volvía a igualarse. Lucin aparte, el otro que vive en estado de gracia es Gonzalo Pérez, que de nuevo se erigió como máximo goleador. Solo se permitió un fallo desde la línea de siete metros. Ese fue su único pero en ataque porque lo demás sirvió para que el Ademar se reenganchara a la pelea justo a tiempo.

Después de verse entre dos y tres goles abajo casi durante veinte minutos, el Abanca Ademar lograba unas tablas (19-19) cuanto menos esperanzadoras que olieron a remontada en el 47, cuando por vez primera en todo el segundo tiempo lograban ponerse por delante (23-22). Ahí arrancaba un nuevo enfrentamiento. El de verdad. Donde la mente juega un papel casi más trascendental que el físico o la calidad. Los dos técnicos lo sabían y jugaron sus bazas con tiempos muertos, cambios de sistema y rotaciones.

Era un cara o cruz. El Ademar volvía a dar demasiadas facilidades atrás —una constante durante casi toda la temporada— mientras que el Huesca, cansado pero nunca muerto, lo fió todo al potencial de su lanzamiento exterior. Y cuando Lucin pudo haber sentenciado poniendo a los suyos dos arriba, su fallo ante Arguillas resucitó al rival para disgusto de Cadenas.

El Ademar no termina de reencontrarse con la regularidad y eso, con una Liga tremendamente igualada, se paga caro. Lo bueno es que ya tienen los deberes hechos. Lo malo es que jugarán ronda extra rumbo a Europa.


Las peñas del Ademar entregaron el trofeo de mejor jugador del mes de marzo a Tin Lucin. FERNANDO OTERO

El Palacio deja de ser un fortín
Comentarios