viernes 20/5/22
                      Mathieu van der Poel es el primer líder del Giro. BALAZS MOHAI
Mathieu van der Poel es el primer líder del Giro. BALAZS MOHAI

La mayoría de los ciclistas ni sueñan con vestir un día la maglia rosa. Algunos sí se atreven con ese sueño. Y solo unos pocos lo viven despiertos. Mathieu van der Poel es otra cosa. Rompe las costuras. En su primera etapa en el Giro ya se ha enfundado el maillot de líder. «Ahora me toca defenderlo», dice y se ríe. Qué fácil es el ciclismo para los elegidos.

La fortaleza de Visegrad, una cuesta de 5 kilómetros que ahogó a casi todos los velocistas, le hizo a Van der Poel parte del trabajo. Fue una subida violenta. De sabor a sangre en la boca. Entre los más rápidos resistían Ewan y Grimay, el eritreo. Y con ellos iba el que vale para todo, Pello Bilbao. Ewan, al límite y ciego, se eliminó al tocar la rueda trasera de Girmay. Cuando se cayó ya no tenía opciones de remontar a Van der Poel, el coloso, el nieto de ‘Poupou’. Hace un año, en el nombre de Poulidor, se vistió el maillot amarillo el Tour que nunca tuvo su abuelo. «El amarillo me hacía más ilusión que el rosa», confiesa el neerlandés. Pello, en cambio, sueña desde niño con esa maglia italiana. Acabó tercero en la primera meta del Giro. Sumó 4 segundos de bonificación, está a 6 del líder y, por qué no, aspira al color rosa en la contrarreloj que viene.

Solo ocho dorsales entraron en el primer corte. Junto a Bilbao estuvieron Carapaz, el gran favorito, y Kelderman, el que lanzó el ataque más profundo en la subida final. A 4 segundos aparecieron Almeida, Nibali, Bardet, Landa, Yates, Valverde y ‘Superman’ López. La lucha por el ‘rosa’ que ya tiene Van der Poel está abierta. Esa puja continuará en la segunda etapa húngara de este Giro, una contrarreloj de 9,2 kilómetros. Almeida y Dumoulin, si ha recuperado su mejor versión, pueden recuperar los 14 segundos que les lleva Van der Poel. En esa guerra quiere meterse Pello Bilbao, en plenitud en este inicio de la ronda. «Siempre he soñado con vestir de rosa», repite. «Aunque sea un día».

Budapest, escenario de la salida de este Giro, lucía de rosa, el color de esta carrera que trata de recuperar su gloria.

Pello Bilbao pelea por la maglia rosa
Comentarios