viernes. 09.12.2022

La pesca con ninfa logra las mejores piezas

El viento y el frío hacen que los peces estén inactivos y en el fondo de los ríos.
Dos grandes capturas de 2,650 y 2,100 kilos, logradas en el Sil.

Pocos comienzos de la temporada de pesca derivaron tan desapacibles como está resultando este 2012. Desde la jornada de apertura el día 1, y a lo largo de todo el mes de abril, el viento, uno de los principales enemigos de la pesca, y el frío, han sido los protagonistas de unas jornadas desapacibles y con los peces inactivos y pegados al fondo. Curiosamente entre las pocas capturas que se están logrando destacan las truchas de gran tamaño, lo que puede deberse a dos factores. La necesidad de alimentarse de estos reproductores tras las frezas del invierno o que son las que mejor han resistido el ataque de los temidos cormoranes, que todavía se ven en algunos ríos, y que centran su actividad sobre peces de tamaño pequeño o mediano.

En las últimas jornadas es la pesca con ninfa la que mejores resultados está consiguiendo. Además de los especialistas de «seca», que pescan con este arte casi en exclusiva, antiguos pescadores de cebo natural han tomado el relevo. Aprovechando que algunos ríos discurren cortos de caudal, un aparejo formado por dos ninfas con un señalizador, depositado con habilidad en las entradas de pozos o tablas con ligera corriente, consiguen resultados espectaculares.

Algunos pescadores deportivos señalan la necesidad de regular este tipo de pesca para evitar que se esquilmen, por unos pocos, las escasas truchas que aún quedan en los ríos. En todo caso la cuestión no estaría tanto en imponer la pesca sin muerte como en controlar los cupos de cuatro capturas por pescador y día que, según informaciones recogidas, se están superando con creces tanto en los tramos libres del Órbigo como en los cotos del mismo río.

La pesca con ninfa logra las mejores piezas
Comentarios