domingo 28/2/21
Raid

Peterhansel es el rey del desierto

‘Monsieur Dakar’ suma su 14º triunfo y Sainz ocupa el tercer puesto del podio

El Dakar 2021 bajó el telón a su edición de 2021. Y lo hizo coronando a Peterhansel y Benavides como campeones en coches y motos, los líderes de un podio que también tuvo acento español con el tercer puesto en los vehículos de cuatro ruedas a cargo de Carlos Sainz. Su corona de 2020 pasa a manos de Petrerhansel tras una edición del raid más duro del mundo marcada por la emoción.

El primer vencedor del día fue Kevin Benavides. El argentino comandó la segunda victoria consecutiva de Honda para lograr un doblete que se le escapaba a la marca japonesa desde 1987. Benavides, que ya se mostraba como uno de los grandes candidatos antes incluso de comenzar este Dakar, no tuvo que sujetar al temido Sam Sunderland, que se dejó el alma en la jornada del jueves, pero que desde el principio del último día ya se quedó a una distancia insalvable. Brabec, vigente campeón, tampoco tuvo margen para hacerse con la victoria ganándole al piloto de Salta el tiempo suficiente como para darle la vuelta a la clasificación.

DL16P35G1Clic sobre la imagen para ampliar

El mejor español del día, y de la general, fue el salmantino Lorenzo Santolino. El piloto de Sherco demostró que ya es una realidad palpable en el Dakar, y culminó la jornada en una sexta posición que le confirmó en la misma en la general.

En coches no estaba la situación tan peleada como en motos. Desde días atrás, Peterhansel ya tenía más o menos amarrado su 14º triunfo en el Dakar, octavo en coches, y Nasser Al-Attiyah apenas le puso en dificultades. Después de un jueves en el que el catarí tuvo bastantes problemas con los pinchazos, recortarle tiempo a Peterhansel ayer era harto improbable. Máxime cuando el que imprimió desde el principio del día un gran ritmo fue Carlos Sainz. El madrileño fue el vencedor de la última etapa por delante de sus dos rivales: entre los tres se han llevado prácticamente el 70% de todas las victorias en las últimas diez ediciones del raid más duro del mundo.

Para Sainz fue una gran guinda a un Dakar que supone, además, la despedida del actual Mini de la competición. El madrileño se impuso a Al-Attiyah y al gran vencedor del día, Stéphane Peterhansel, que volvió a salir a hombros. 30 años después de su primera victoria, a lomos de una Yamaha y aún en el Dakar ‘clásico’,

Peterhansel es el rey del desierto
Comentarios