miércoles. 08.02.2023
ENTRE MANILLARES Y MUCHA PASIÓN MOTERA

Pingüinos sobre dos ruedas

Sito Pons y los hermanos Pol y Aleix Espargaró lucen protagonismo en la concentración motera por excelencia en España que reúne a 25.964 aficionados .
La edición 2013 de ‘Pingüinos’ reunió a casi 26.000 moteros. Ni el frío pudo con una pasión sobre dos ruedas.

Pingüinos 2013 bajó ayer el telón a una nueva entrega y lo hizo reuniendo a 25.964 moteros en Valladolid en la concentración de motor más importante de cuantas se celebran en España. Esta vez Sito Pons y los hermanos Pol y Aleix Espargaró fueron sus padrinos y a la vez los homenajeados.

Tres días de pasión y devoción por las motos con miles de aficionados sobre una extensa y variopinta caravana de monturas se erigieron en el estandarte de una nueva demostración de la relevancia que este deporte tiene en un país motero por excelencia. En su último día de actividad Pingüinos repartió sus distinciones. Uno de sus destinatarios fue el expiloto Sito Pons. Los hermanos Pol y Aleix Espargaró, valores del actual panorama mundialista también recibieron su porción de gloria. Los tres agradecían «la pasión» que sienten los aficionados a ese deporte por las motos, ya que es lo que les anima a «correr» y lo que les ha apoyado en su carrera.

Tanto Pons como los hermanos Espargaró mostraron su agradecimiento al recoger los premios que les entregó Pingüinos 2013. Pons, doble campeón del mundo en 250 cc (1988 y 1989), recibía el «Pingüino de Oro» a la leyenda. El expiloto aseguraba que ha seguido la concentración vallisoletana a lo largo de su historia, aunque le hubiera gustado tener tiempo para acercarse a disfrutar del ambiente que allí se vive.

A su juicio, el motociclismo ofrece una «sensación de libertad, velocidad y control» que no aportan otros deportes, por lo que existen personas capaces de reunirse en una cita invernal como «Pingüinos», pese al frío. Pons ha considerado que la afición por las motos «creció» mucho en España en la década de los 80 del pasado siglo y ahora se mantiene con «una base muy sólida» de aficionados, que va creciendo gracias a la labor de pilotos jóvenes.

Pol Espargaró recibía otro de los «Pingüinos de Oro» por el subcampeonato obtenido este año en Moto2 y reconocía que en la próximo temporada tendrá un «trabajo duro» porque ser campeón de su categoría es un «título pendiente».

El piloto Aleix Espargaró se hacía con el «Pingüino de Honor» en reconocimiento a su notable temporada en el Mundial de MotoGP, donde lograba hacerse con el primer peldaño del podio en la categoría de CRT. Motos semioficiales en la que el español fue el más solvente.

Pingüinos sobre dos ruedas
Comentarios