jueves. 01.12.2022
Fútbol | Primera División

Piqué trata de unir a un vestuario del Barcelona que ya no confía en Setién

Piqué considera que la Liga no está perdida y que el Madrid también pinchará. A. GARCÍA

«Recordad una cosa, somos el Barça y esto aún no se ha acabado. Luchar hasta el final forma parte de nuestro ADN. Cabeza bien alta y el martes iremos a por todas». El mensaje épico y motivacional de Gerard Piqué en las redes sociales tras un nuevo pinchazo a domicilio del equipo azulgrana en esta Liga, ahora en Vigo ante el Celta (2-2), es lo único que invita a pensar que en el Camp Nou creen realmente que se puede conquistar el título. No es ya que importe o no lo que haga el Real Madrid, el problema es si la escuadra de Quique Setién es capaz de derrotar el martes al Atlético en casa o salir airoso el próximo domingo de la visita al Villarreal. Y el pesimismo culé, del que sólo el central catalán se salva, no se debe únicamente al rendimiento deportivo, sino al comportamiento institucional en un club que toma decisiones como si ya se hubiese acabado la temporada. Y eso que queda la Liga de Campeones en agosto, con la vuelta de los octavos de final pendiente en casa ante el Nápoles tras el 1-1 de la ida en San Paolo.

Trueque extraño
Arthur Melo pasó reconocimiento ayer con la Juventus, que a cambio vende a Pjanic

Este pasado fin de semana se consumó una situación delirante. Arthur Melo, tras jugar los últimos cinco minutos en Vigo con el ánimo por los suelos, criticado por Setién en la previa («protege demasiado el balón y le cuesta jugar a dos toques como le pedimos») e invitado a irse del club, recibió permiso para viajar a Turín. El sábado aterrizó por la noche y ayer pasó ya la revisión médica para fichar por la Juventus, aunque no se incorporará hasta que acabe la Liga de Campeones. A cambio llegará al Camp Nou Miralem Pjanic, centrocampista bosnio de 30 años, seis más que Arthur, por quien la Juventus añadirá entre diez y veinte millones al trueque. ¿Y por qué tantas prisas? ¡Incluso Barça y Juventus podrían cruzarse en la competición europea con Arthur y Pjanic en una situación compleja! La ingeniería financiera tiene la culpa. Anunciar el acuerdo antes del 30 de junio permite contabilizar el traspaso, mientras que la compra aparecería en las cifras del curso 2020-21. Así, valorado Arthur en 80 millones de euros y Pjanic en 60, se maquillarían las cuentas de un ejercicio que ha dejado al club muy tocado económicamente por la pandemia del coronavirus, entre otros motivos.

Por otra parte, las palabras de Luis Suárez tampoco ayudaron a interpretar que el equipo tiene poder de reacción. Tras marcar los dos goles tras sendas asistencias de Messi, quitándose la espina de sus cinco meses de baja por lesión, envió un dardo envenenado a Quique Setién, quizás también a Ernesto Valverde, cuando fue preguntado por ese dato catastrófico: sólo 23 de 48 puntos posibles fuera del Camp Nou. «Para algo están los entrenadores, para analizar esa clase de situaciones. Nosotros lo damos todo dentro del campo y te queda la sensación de que fuera de casa estamos perdiendo muchos puntos importantes que no perdíamos otras temporadas», soltó el uruguayo. Y se quedó tan ancho. También se enfadó por ser cambiado a nueve minutos del final.

Piqué trata de unir a un vestuario del Barcelona que ya no confía en Setién
Comentarios