martes. 09.08.2022
FÚTBOL | SEGUNDA DIVISIÓN B

El play off aún tiene que esperar

Celta B 1 Deportiva 1. La Ponferradina suma un empate en Vigo tras un mal primer tiempo que la aleja de la posibilidad de terminar la temporada como campeona de grupo
La buena actuación de Iván Villar impidió que la Deportiva, que tuvo varias ocasiones claras en la segunda mitad, lograra un resultado mejor en Vigo. MARTA G. BREA

La Ponferradina continúa dando pasos para certificar el objetivo de participar en la próxima edición de la fase de ascenso a Segunda División. Los bercianos ocupan la tercera plaza, con cuatro puntos de ventaja sobre el quinto clasificado, y está a cinco puntos del líder, el Fuenlabrada, rival del próximo fin de semana, que ayer goleó a un Unión Adarve que ya es equipo de Tercera División.

No fue fácil el partido de ayer en el campo de Barreiro. La Ponferradina llegaba con la ausencia de Yuri en el juego ofensivo y, sobre todo, la necesidad de puntuar ante un conjunto filial que se jugaba poco menos que sentenciar la permanencia. Fueron circunstancias que pesaron en la primera parte del cuadro berciano, al que le costó meterse en el partido y estuvo cuarenta minutos fuera del encuentro, a merced de un Celta B (1-1) que también presentaba numerosas ausencias y no tenía pegada en ataque.

El equipo entrenado por Jon Pérez Bolo se plantó en el campo con una defensa muy adelantada, intentando presionar a los vigueses a la salida del balón para que no tuvieran control del centro del campo. Pero el Celta B estaba cómodo con ese planteamiento de los bercianos, consiguiendo recuperar varios balones en el medio campo que le permitían organizarse en ataque. El primer aviso de los célticos llegó a los tres minutos, con un disparo lejano de Ros, que desvió a córner Jon García. Los célticos estaban mejor sobre el césped, y a los diez minutos Alberto Solis consigue recuperar un balón en el centro del campo y lo mete a Ibán Salvador, que consigue ganarle la espalda a los centrales y se planta solo ante Manu García, al que bate en su salida en el segundo palo.

El partido daba un giro importante muy pronto, que obligaba a la Ponferradina a reaccionar, ya que la derrota no era un buen resultado. Sin embargo el desarrollo del encuentro no cambió demasiado. El Celta B seguía recuperando el balón en el medio campo y lograba llegar con peligro a las inmediaciones del área de la Deportiva. Solís pudo aumentar la ventaja a la media hora de juego con un potente disparo desde la frontal que, tras tocar en el travesaño, sale fuera. A la Ponferradina le costaba demasiado llegar con criterio a las inmediaciones del área defendida por Iván Villar.

Sin embargo, el partido dio un giro radical a cinco minutos para la conclusión del encuentro. La Ponferradina aprovechó el bajón físico en el juego de los vigueses para incidir en su juego por las bandas. De hecho, a cuatro minutos para el final, Bravo entra con velocidad por la banda izquierda de su ataque e Iván Villar, con el cuerpo, despeja el balón a córner. Fue a la salida del córner cuando Kaxe remata solo de cabeza, subiendo el empate en el marcador, a cuatro minutos para la conclusión de los primeros cuarenta y cinco minutos de juego. Un gol que dejó muy tocado al equipo vigués ante una Deportiva que dispuso de una nueva oportunidad para adelantarse en el marcador con una doble ocasión de Bravo e Isi.

Punto de inflexión

El tanto de Kaxe fue el punto de inflexión del partido. La Ponferradina reaccionó dándose cuenta de que podía llevarse la victoria, y se olvidaron de los primeros cuarenta minutos, en los que estuvieron demasiado remisos y no dieron sensación de peligro.

El paso por el vestuario sirvió para que se consumara el cambio de tendencia en el desarrollo del juego. La Ponferradina se hizo dueña del partido, dominando con claridad el centro del campo, y consiguiendo que los vigueses perdieran el balón con mucha facilidad. El problema era que a pesar del control del encuentro, faltaba ese último paso en ataque para marcar un tanto que podía ser muy importante de cara a la recta final del campeonato.

El partido estaba muy claro del lado berciano, que se encontró con un guardameta céltico que intervino con mucho acierto en varias ocasiones que pudieron haber desnivelado el encuentro de forma clara. Son, Jon García y Michel Zabaco dispusieron de varias ocasiones que desbarató con mucho tino el guardameta céltico, que intervino con mucho acierto.

En los minutos finales del encuentro el partido se volvió loco. La Ponferradina seguía con las líneas muy adelantadas buscando un tanto que le diera una victoria importante, pero es que el Celta B tampoco renunciaba a nada y lanzaba rápidas contras que no conseguían su objetivo, pudiendo caer la victoria de un lado u otro. Bolaños tuvo la más clara para los bercianos en un remate de cabeza que Iván Villar consiguió despejar sobre la línea de gol cuando ya se cantaba el gol en las filas de la Ponferradina.

El play off aún tiene que esperar
Comentarios