domingo 27/9/20
Balonmano

El  Porto acaba imponiendo su poderío ante un Ademar prometedor (26-30)

Foto: FERNANDO OTERO PERANDONES
Foto: FERNANDO OTERO PERANDONES

El FC Porto Sofarma se desquitó en su segundo encuentro ante el Abanca Ademar, tras el empate del pasado martes en Astorga, imponiéndose por 26-30 en un partido que acabó decantándose mediada la segunda mitad, ante un conjunto leonés que había perdido dos de sus referencias por lesión, el guardameta Dino Slavic y el central Natan Suárez.

Los leoneses, que han compartido entrenamientos a lo largo de la semana con el campeón portugués, que el sábado se enfrenta al Recoletas Atlético Valladolid, volvieron a mostrar una imagen más que prometedora de su nuevo proyecto.

Al contrario que en el primer enfrentamiento entre ambos equipos, el conjunto ademarista en esta ocasión dominó en el marcador a lo largo de toda la primera parte gracias a una defensa intensa, perfectamente pertrechada en el acierto de su portería.

En ataque, los leoneses volvían a evidenciar un juego combinativo, que no perdió frescura ni con la lesión de Natan Suárez mediado el primer periodo -que ya no volvería a pista- tras un fuerte golpe, para lograr ventajas que alcanzaron los cuatro goles (10-6, 13-9), para llegar mandando al descanso 15-13.

En la reanudación Magnus Andersson se dejó de probaturas y puso en pista toda su artillería pesada con sus lanzadores más poderosos Gomes y M'Bengue, junto al resto de habituales, para destapar el tarro de las mejores esencias de Slavic bajo palos amargando, fundamentalmente, a Gomes.

La portería portuguesa también empezó a emerger con Mitrevski muy inspirado, aunque la preocupación volvería al seno ademarista con otra lesión -en la rodilla derecha-, del que estaba siendo protagonista, el guardameta croata que dio la alternativa al canterano Carlos Honrado.

Ya con un Porto más centrado y con mayores argumentos en pista, Ademar encontró muchas más dificultades y el partido empezó a coger color luso colocándose por primera vez por delante (20-22, minuto 45) obligando a Manolo Cadenas a parar el partido.

La sequía ofensiva ademarista continuaba y la velocidad de crucero de su rival ya resultaba un muro porque también el equipo leonés perdió la compostura y disciplina encajando un parcial de 1-8, que contestó con otro de 3-0 para intentar aferrarse al partido pero ya sin poder evitar la derrota 26-30.

El  Porto acaba imponiendo su poderío ante un Ademar prometedor (26-30)
Comentarios