jueves 6/8/20
Pedro Martínez Camí | Jugador del Abanca Ademar

«Quiero triunfar en el Ademar y ojalá pueda verme en Tokio 2021»

Pedro Martínez será el único argentino del Ademar en la 2020-21. M. P.
Pedro Martínez será el único argentino del Ademar en la 2020-21. M. P.

Llegó al Abanca Ademar en el último suspiro, con la competición dando sus primeros coletazos y sin tiempo para asumir que su Argentina natal debía quedarse atrás en pos de un salto sin red promovido por el técnico que más confía en su «enorme potencial»; Manolo Cadenas. Y así, como quien se niega a pestañear por miedo a perderse algún detalle, se vio desayunando en Buenos Aires y al rato entrenando en la pista del Palacio de Deportes. Muy poco tardó, apenas unos minutos después de debutar ante su nuevo público, en meterse al respetable en el bolsillo recordando que pese a su inexperiencia en una Liga profesional y su juventud, 20 años, ya parecía estar como Pedro (Martínez Camí) por su casa. Solo una inoportuna lesión de tobillo y el coronavirus han privado a los amantes del balonmano de esta perla que el técnico de Valdevimbre quiere pulir hasta convertirla en un diamante en bruto.

—Después de pasar lo más duro del confinamiento en España ha logrado regresar a Buenos Aires junto a su familia.

—Mis padres viajaron a León pocos días antes de que se iniciara el Estado de alarma. Querían verme jugar y pasar conmigo algunos días, pero de pronto se vieron atrapados en mi piso sin posibilidad de regresar a Argentina. Por fin hace unos días que a través de la embajada de mi país pudimos coger un avión y ahora aquí seguiré encerrado hasta que mejore el tema de la pandemia.

Un gran año
«No esperaba que el equipo, con un proyecto nuevo, fuese capaz de acabar segundo»

—¿Cómo está la situación allí?

—Más o menos como en España hasta que se inició la desescalada. No se puede salir a la calle salvo para comprar, ir a la farmacia o quienes tengan que trabajar. No se están dando muchos casos de contagios pero también es cierto que el sistema sanitario no es tan fuerte como en otros lugares. Por eso se están tomando tan en serio el confinamiento.

—¿Y cuáles son sus rutinas, continúa con los entrenamientos semanales?

—Sí, los hago desde mi casa, cada semana el Ademar nos envía el nuevo planning de entrenamientos.

—¿Cómo avanza su lesión de tobillo?

—Ya estoy recuperado y entrenando con normalidad. Sí es cierto que a veces siento dolor cuando las sesiones son demasiado largas, pero poco a poco seguro que irá desapareciendo.

—¿Qué nota le pone a su primer y accidentado año como jugador del Ademar?

—No lo sé, quizá me pondría un siete. Lo que pasa es que cuando al fin estaba ganando confianza en mi juego llegó la lesión y después el coronavirus, así que no he podido disfrutar ni ofrecer lo mejor de mí como me hubiese gustado.

Su temporada
«Me pongo un siete de nota, me encanta dirigir el juego pero he de mejorar en ataque»

—El equipo conquistó la segunda plaza bien pronto y nadie ha sido capaz de arrebatársela. ¿Se esperaba ese gran rendimiento en un proyecto nuevo ya el primer año?

—La verdad es que si te soy sincero no me lo esperaba. Ser segundos es algo increíble y quizá yo pensé que estaríamos luchando por colocarnos en la tercera o cuarta posición porque había un cambio de entrenador, nuevos jugadores... Pero el nivel fue muy superior al esperado y sí que me ha sorprendido que el primer año hayamos acabado en segunda posición.

—Su fichaje se gesta casi a última hora porque Manolo insistió mucho en traerle. ¿Usted no lo tenía tan claro?

—Me preocupaban mis estudios de Economía en Argentina, el hecho de poder compatibilizar el balonmano con ellos. Pero claro, cuando me llama Manolo (Cadenas) casi al final del mercado tanto yo como mi familia vimos que era una oportunidad única que no se podía dejar pasar y más con un técnico como él. Para mí era un reto enorme, otro mundo.

Tokio 2021
«Que los Juegos se retrasen un año puede darme una oportunidad de disputarlos»

—¿O sea que se ve más como economista que vinculado al balonmano cuando decida retirarse?

—Bueno, no lo sé aún, pero esta claro que un jugador puede dedicarse a esto hasta los 35 años más o menos y luego tienes que buscarte una salida. Aquí en León ya comencé los estudios en la Universidad aunque con todo este lío no sé qué tal acabaré el segundo cuatrimestre.

—Ahora es un experto director del juego pero en el pasado también tuvo experiencia más en ataque. ¿Qué aspectos quiere pulir en su estancia en el Ademar?

—Organizar es lo que más me gusta sin duda alguna. Allí en Argentina ya me gustaba y como algunos compañeros fueron fichando por equipos de Europa me fui quedando yo más como referente en esa posición, aunque también hubo un tiempo en el que me exigían lanzamientos a puerta. Sí quiero mejorar a nivel ofensivo, que los rivales me sientan como un jugador más peligroso en ataque.

—Quizá la falta de gol ha sido uno de los grandes puntos débiles del equipo este año. Se notó mucho la lesión de David Fernández.

—Sí, nos hace falta más gol. Personalmente lo que más me cabreó esta temporada es no lanzar más veces a portería, debería haber hecho más en ese aspecto.

—¿Puede que la suspensión de los Juegos de Tokio a 2021 le abra la puerta a poder disputarlos con Argentina?

—La postergación me puede favorecer sí. Piensa que un año más jugando en la Asobal me hará mejorar mucho. No pienso mucho en los Juegos, quiero triunfar en el Ademar, trabajar día a día en mi club y si Manolo cree que estoy listo para ir con la selección ahí estaré esperando mi oportunidad.

No fue el mejor año europeo del Ademar. ¿Cómo lo vivió a nivel personal?

—Como equipo no estuvimos a la altura, pero para mí personalmente fue un sueño verme jugando en una cancha como la del Nantes, no lo imaginé jamás. Para el Ademar la exigencia y la presión de hacerlo bien en Europa es máxima.

«Quiero triunfar en el Ademar y ojalá pueda verme en Tokio 2021»
Comentarios