martes. 28.06.2022

Rafa Nadal hace parar el reloj

El español se resiste a despedirse de París y jugará mañana ante Zverev su 15ª semifinal
                      Nadal celebra uno de sus puntos ganadores frente a Djokovic en los cuartos de final de Roland Garros. DIVISEK
Nadal celebra uno de sus puntos ganadores frente a Djokovic en los cuartos de final de Roland Garros. DIVISEK

Rafa Nadal ha ahondado en el pesimismo sobre su estado físico en los últimos meses. En el año del mejor inicio de su carrera deportiva, con 20 victorias seguidas y un Grand Slam ya conquistado, el español no hace más que avisar de que el final está cada vez más cerca, que su cuerpo está teniendo problemas para recuperarse de los esfuerzos y que la lesión crónica en el pie no tiene cura.

Su pesimismo se ha traducido en imágenes dolorosas, como la vista en Roma, cuando salió cojeando de la pista en una temprana derrota en octavos de final, y en cautela a la hora de encarar Roland Garros, el torneo que más veces le ha visto erigirse como campeón.

Esta preocupación no disminuye ni al conseguir ante el temible Novak Djokovic una de las mejores victorias del último año (6-2, 4-6, 6-2 y 7-6), la que actúa como modo de revancha tras lo ocurrido aquí en las semifinales del año pasado. Es como si el tiempo se hubiera detenido al marcar el calendario la parada de París, como si su cuerpo le hubiera dado un respiro sobre la querida arcilla de la capital francesa. Un respiro solo físico, porque en su cabeza, Nadal aún no se fía de que vaya todo bien. «No sé qué pasará después de este torneo», explicó el español tras derrotar a Djokovic. «Soy muy claro con esto. No tengo que esconder nada a mi edad. Tengo lo que tengo en el pie y si no encontramos una solución es difícil para mí. Por el momento no hemos encontrado una solución», apostilló.

El problema en el pie izquierdo es un murmullo continuo en la cabeza de Nadal, que trata de espantar a base de triunfos. De momento, lleva cinco en este Roland Garros, 111 en el total del torneo por tan solo tres derrotas en 17 años. En sus dos últimos partidos ha acumulado casi nueve horas en pista y la buena noticia es que los trastornos físicos no se han presentado, al menos de forma aparente. Advirtió que puede ser su último Roland Garros, pero aún le pueden quedar dos partidos. El día de su 36 cumpleaños, disputará sus semifinales número 15 en París, de las que solo ha perdido unas, las del año pasado ante Djokovic.

«Sé que no he ganado nada por ahora. Solo he conseguido ganar en cuartos y generarme una oportunidad de estar en semifinales. Ha sido una noche muy bonita y el objetivo es mantener el nivel de tenis que he tenido hoy», asimiló el español, alabado también por su víctima de Belgrado. «Nadal jugó mejor que yo en los momentos importantes», apuntó Djokovic, que no se vio sorprendido por la capacidad de recuperación del balear. «Es capaz de, pocos días después de estar lesionado y apenas poder caminar, volver al 100 % a nivel físico. Lo ha hecho muchas veces», matizó el número uno del mundo.

Próxima estación, Zverev

El próximo rival de Nadal será muy distinto a Djokovic. Tras la red estará Alexander Zverev, que eliminó a Carlos Alcaraz y que disputa sus segundas semifinales en Roland Garros, quintas en el total de los Grand Slams. El germano solo ha derrotado en una ocasión a Nadal en tierra batida y fue en la arcilla menos arcilla de todas, la de Madrid en 2021. Los otros cuatro enfrentamientos sobre polvo de ladrillo cayeron del lado del manacorense, que le batió por última vez en las semifinales de Roma el año pasado.

Zverev, ahora número tres del mundo, persigue los Grand Slams negados a su generación, por la resistencia a caer del ‘Big Three’ y por la amenaza ahora mayor de la nueva hornada encabezada por Alcaraz. El de Hamburgo, eso sí, posee un registro paupérrimo contra tenistas en el ‘top ten’ en Grand Slam. Alcaraz ha sido el primer clasificado entre los diez mejores del mundo al que ha conseguido derrotar en un torneo de esta enjundia. Los otros once encuentros los ha perdido, incluyendo tres contra Djokovic y uno frente al propio Nadal. Será la primera vez que se vea en un grande con el balear desde la tercera ronda de Australia 2017. El encuentro esta vez se alejará de la sesión nocturna y se disputará mañana, no antes de las 14.30 horas.

Rafa Nadal hace parar el reloj
Comentarios