miércoles. 06.07.2022
Raquel Caño
Raquel Caño con la medalla de oro conseguida por la selección española de balonmano playa en el Mundial de Budapest de 2016. SARA CAMPOS

La extremo leonesa Raquel Caño, que ha anunciado su retirada definitiva después de más décadas en la elite del balonmano femenino, primero con el equipo de su tierra, CLEBA y las últimas campañas en el BM La Calzada de Gijón, cree que la internacionalidad absoluta con las "Guerreras" le abrió la puerta de la selección de balonmano playa con la que brilló definitivamente.

"Está claro que si no hubiera tenido la oportunidad de estar con la selección absoluta, con el mérito de hacerlo desde un equipo que no era de los más poderosos de la liga, me permitió darme a conocer y que valoraran mis condiciones para una disciplina como el balonmano playa que me dio grandes satisfacciones", señaló a Efe.

La jugadora leonesa de 36 años participó en el gran éxito de España en esta especialidad con el título mundial en 2016 cuando fue designada además como la mejor extremo derecha del campeonato y una de sus máximas realizadoras.

De hecho, aunque ha abandonado la práctica activa para centrarse en su faceta laboral, Caño no descarta disputar algún torneo veraniego de balonmano playa.

La única "espinita" que dice tener clavada es no poder haber estado con la selección española de pista, entonces dirigida por Jorge Dueñas, en alguna de las grandes citas internacionales después de haber figurado en 15 convocatorias, pero solo poder saborear la presencia en los Juegos del Mediterráneo, quedándose fuera de las listas definitivas para europeos o mundiales.

"Quizá el hecho de haber jugado casi siempre -quince temporadas- en el equipo de mi tierra, que no era de los que optaban a los títulos me restó visibilidad y protagonismo, aunque es cierto que en esa generación de jugadoras había grandes especialistas en la posición y la competencia era muy dura", señaló.

Caño reconoce que la despedida fue un tanto "amarga, pero meditada", aunque la decisión estaba tomada desde la pasada temporada, porque le hubiera gustado hacerlo en la cancha, además con la posibilidad de rematar el campeonato liguero y volver a disputar la Copa de la Reina donde con el conjunto gijonés logró el título.

La jugadora leonesa, en dos ocasiones consecutivas, máxima goleadora de la Liga Femenina (2014-2016), cree que a su anterior equipo, Rodríguez CLEBA, actualmente en la División de Plata le espera "un camino difícil para, desde una economía saneada, volver a crecer siempre que disponga de los necesarios apoyos"

Raquel Caño cree que internacionalidad en pista le abrió el balonmano playa
Comentarios