sábado 4/12/21
xavi
Xavi Hernández será el nuevo entrenador del Barcelona. EFE

Tres horas después de la derrota sufrida por el Barcelona ante el Rayo en Vallecas Ronald Koeman fue destituido como entrenador del equipo azulgrana. Joan Laporta ratificó públicamente a Koeman el 2 de octubre antes de que el Barça se enfrentase al Atlético de Madrid, pero el presidente del club catalán ya dejó claro diez días antes de que su equipo perdiese en el Wanda Metropolitano (2-0) que "el entrenador siempre depende de los resultados y del juego". Koeman estaba sentenciado y Laporta despidió al filo de la medianoche al entrenador en el avión de regreso del Barcelona desde la capital. Xavi Hernández, actual técnico del Al-Sadd, pero ya sin cláusula de liberación en el club catarí, es el elegido por el Barça para hacerse cargo cuanto antes del banquillo del Barça.

Koeman deberá percibir 12 millones de euros netos por su destitución, pero la situación en el Barcelona ya era insostenible, cuando el técnico nunca tuvo la confianza de Laporta, que tuvo que mantenerle en el cargo la pasada temporada al no encontrar un sustituto. Precisamente, desde que el máximo dirigente azulgrana respaldó públicamente a principios de mes a Koeman, algo que el propio entrenador le pidió para poder "trabajar con más calma", el Barcelona ha fracasado en todos los partidos clave, empezando por la derrota en el Metropolitano.

Aunque Koeman salvó un primer 'match ball' en la Liga de Campeones frente al Dinamo de Kiev tras sendas goleadas, por 0-3 y 3-0, ante el Bayern y el Benfica, respectivamente, el equipo azulgrana cayó también en el clásico el domingo (1-2) y este miércoles volvió a perder y no fue capaz de marcar ni de penalti frente al Rayo, lo que supuso la puntilla para el holandés. La situación era ya insostenible. Koeman ya no tenía apoyo alguno y hasta un grupo de alborotadores violentos trataron de agredirle el domingo cuando abandonaba el Camp Nou con su vehículo, junto a su mujer, tras perder frente al Real Madrid.

En la directiva azulgrana no había argumento alguno para sostenerle y desde el vestuario tampoco encontró respaldo. La actitud de los jugadores es de pura impotencia, sin coraje, sin alma, sin garra, sin juego y sin consistencia física, táctica y mental. "Es lo que hay", llegó a decir Koeman el pasado 14 de septiembre, tras ser vapuleado el Barça por el Bayern en el estreno en la Champions, con una declaración ratificada por el capitán Gerard Piqué, en referencia al indudable bajón de nivel de la plantilla azulgrana tras la inesperada y dolorosa marcha de Leo Messi.

Koeman ha dado oportunidades a los futbolistas jóvenes, pero el entrenador holandés no ha sido capaz de encontrar soluciones en el juego ni de revitalizar el ánimo del equipo, que está en caída libre, con peligro de eliminación en la fase de grupos de la Champions y ahora noveno en la Liga a seis puntos del liderato, y a ocho del descenso, con solo cuatro victorias en diez partidos del campeonato. A partir de ahora el Barcelona se agarra a la ilusión de la contratación de otro mito como es Xavi, quien fuera el entrenador candidato de Víctor Font, uno de los rivales de Joan Laporta en las elecciones. Casualmente, Koeman fue despedido este miércoles, justo un año después de que Josep Maria Bartomeu dimisiese como presidente.

Xavi Hernández, el elegido para entrenar al Barça