miércoles 18/5/22
                      Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol del noruego Alexander Sørloth al Atlético de Madrid. JAVIER ETXEZARRETA
Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol del noruego Alexander Sørloth al Atlético de Madrid. JAVIER ETXEZARRETA

La Real Sociedad, campeona de la Copa de 2020 el pasado mes de abril, también retrató a un Atlético de Madrid sin defensa (2-0), para clasificarse para los cuartos de final del torneo del K.O., dejando a los rojiblancos sin la opción que era más clara, y seguramente única, de salvar la temporada con un título. El equipo de Diego Pablo Simeone volvió a estrellarse, en este caso en Anoeta, donde la Real y su afición disfrutaron de una auténtica fiesta la víspera de San Sebastián, celebrada gracias a los goles de Januzaj y Sorloth, con Felipe Monteiro como triste protagonista en sendos tantos. El central brasileño del Atlético fue superado por el centrocampista belga en el duelo por alto que abrió el marcador y cometió un gravísimo error al inicio de la segunda parte del que se aprovechó Sorloth, sustituto del lesionado Isak, a quien no echó nada en falta la Real, bastante más trabajada, intensa y ambiciosa que el endeble conjunto colchonero.

Tuvo dos remates al poste el Atlético, pero el vigente campeón de Liga, que no gana la Copa desde 2013 y fracasó muy pronto en las últimas temporadas en esta competición ante rivales muy inferiores, fue despedido al segundo partido por una Real que fue superior desde el 2-0 y dejó en evidencia muchas de las debilidades de los rojiblancos. Sobre todo atrás, de nuevo con una defensa de cuatro en la que faltaban Giménez y Savic y en la que destacó, para mal, Felipe, cuyo regalo al intentar sacar el balón provocó ya el hundimiento definitivo del nervioso Atlético, que apenas tuvo un tímido intento de reacción cuando Januzaj abrió el marcador tras una contra donostiarra y ya en la recta final.

Incapaz de dejar su portería a cero esta temporada en ninguno de los partidos que ha disputado fuera del Metropolitano, desde el pitido inicial se pudo ver a una Real lanzada a por la victoria y a un Atlético dormido y a la expectativa. Así, en solo seis minutos el conjunto de Imanol Alguacil, que juega muy bien al fútbol, pudo lograr dos goles, pero Elustondo y Januzaj perdonaron entonces dos grandes oportunidades. Saltó al campo a por todas la Real y, aunque no tuvo eficacia en ese comienzo que solo tuvo color blanquiazul, acogotó durante más de 20 minutos a un Atlético que confirmó una vez más que no es nada fiable y volvió a exhibir malísimas sensaciones, sin alma en el terreno de juego y también con muchas dudas en el banquillo.

En esta ocasión, cuando Simeone quiso responder con tres cambios a la vez, para dotar al equipo de más ataque, pero sin ningún orden ni fe, la eliminatoria ya estaba perdida para el Atlético, víctima de una Real que no ha perdido en lo que se lleva de año y recurrió al oficio y el control cuando fue preciso. Cuando con dos goles de ventaja y el camino de cuartos despejado, apostó por la contención para intentar golpear al contraataque.

Nada pudo hacer un Atlético sin gol, ni juego que se queda fuera de la Copa.

La Real da la puntilla al Atlético
Comentarios