lunes 26.08.2019
BALONMANO. LIGA ASOBAL

Repaso sin «Ruesga-adicción» (35-21)

Enorme ejercicio de madurez de un Ademar que arrolló al Villa de Aranda superando la ausencia de su jugador referente.

El Reale Ademar pasó ayer con nota una particular reválida de madurez: la de sacar adelante un partido sin la presencia de Carlos Ruesga, su jugador referente. Y sobre el papel el examen tenía poco de sencillo porque enfrente estaba el Villa de Aranda, un recién ascendido pero con merecida fama de gallito después de haber tumbado en este arranque liguero a históricos de la Liga Asobal como Valladolid, Aragón o Granollers. Pero el equipo demostró que puede caminar sin tutelas y firmó un completo ejercicio de autoridad en el que destacaron dos nombres propios: el del extremo brasileño Felipe Borges que con nueve goles de nueve lanzamientos fue el encargado de romper el partido en la primera mitad y el del meta croata Matej Asanin que disputó los sesenta minutos para firmar unos números de crack: 21 paradas a 42 lanzamientos. Nada menos que un 50% de efectividad.

Argumentos muy poderosos a la postre para un Villa de Aranda que acabó hincando la rodilla por un rotundo 35-21 y que ya de inicio presintió que el Reale Ademar quería hacerle pagar los platos rotos de sus dos derrotas consecutivas: una en liga y otra en Champions.

Una salida en tromba de las que le gustan a Cadenas para empezar a marcar diferencias cuanto antes puso al Reale Ademar 3-0 a los cinco minutos de partido. Y ese arranque tuvo dos protagonistas propios: Juan Castro dirigiendo al equipo y anotando los dos primeros goles del equipo leonés y el meta croata Asanin deteniendo todo lo que le llegaba cada vez que el Villa de Aranda era capaz de encontrar alguno de los pocos huecos que dejaba el 6-0 defensivo leonés.

Pero los burgaleses demostraron bien pronto porqué son una de las revelaciones de la liga y dominaron los cinco minutos siguientes endosando a los de Cadenas un parcial de 0-3 de la mano de su lateral Plaza. Empezaba otro partido donde el Ademar, acuciado por la ausencia por lesión de su gran referente en ataque, Carlos Ruesga, estaba obligado a ofrecer su mejor versión.

Y lo hizo aplicando viejas fórmulas. Mucha seriedad defensiva atrás (tanto que en la primera mitad el rival sólo hizo diez goles) y ataques ordenados hasta encontrar la mejor opción. Apareció además el serbio Golubovic que con tres goles elevó la renta leonesa hasta un 11-6 tras un parcial de 4-0 para los de Cadenas que obligó al técnico rival Magi Serra a pedir tiempo muerto para cortar la sangría. Pero el Reale Ademar estaba lanzado y con un inspiradísimo Borges que ayer dio un recital desde el extremo y a la contra (9 dianas en los primeros treinta minutos de nueve lanzamientos) el equipo leonés se fue al descanso venciendo de forma clara: 18-10.

Con ese colchón de ocho goles el Ademar se aplicó a mantenerlo para no sufrir excesivos apuros. Especialmente un Asanin que puso en pie a la grada con todo un rosario de paradas. Sus 2,08 de estatura y su envergadura oscurecieron el ataque burgalés. El croata ocupa mucha portería y sus aciertos propiciaron salidas continuas a la contra del Ademar que aumentaba la brecha: 28-17 en el minuto 19. El Villa de Aranda estaba roto. Asanin propició que estuviese un cuarto de hora, del minuto quince al 25 sin marcar. Fue la puntilla.

Repaso sin «Ruesga-adicción» (35-21)
Comentarios