viernes 7/5/21
Fútbol | Liga de Campeones

La resistencia del Madrid da la gloria

El equipo dirigido por Zidane da un recital de bravura defensiva en Anfield y se cita con el Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones (0-0)
Mohamed Salah se topó con un Thibaut Courtois extraordinario en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en Anfield. PETER POWELL

Sostenido por un Courtois imperial (0-0) en varios tramos de notable padecimiento y apuntalado por el sacrificio de todos sus hombres en un ejercicio de supervivencia al límite, el Madrid abortó los intentos del Liverpool de poner al rojo vivo la eliminatoria y mantiene intacto el sueño de estar el 29 de mayo en Estambul, sede este año de la final de un torneo que los blancos manejan como nadie. Con esta contabiliza ya 30 semifinales en las 66 ediciones de la antaño denominada Copa de Europa. Un registro tan asombroso como el de Zidane, que ha superado once de las doce eliminatorias de la máxima competición continental que ha afrontado como técnico. Solo falló el año pasado ante el Manchester City. Las nueve primeras preludiaron tres coronas. El tiempo dirá si las dos más recientes vuelven a abrirle las puertas del trono.

Porque el marsellés volvió a dar la talla con su pizarra en otra cita de altura, resolviendo el crucigrama defensivo reconvirtiendo a Valverde como lateral derecho y sentenciando a Odriozola, ya ni el tercero en discordia para esa demarcación, para terminar cegando al Liverpool.

Klopp sentó a Diogo Jota, recuperó a Firmino para intimidar con el tridente que maravilló a Europa y envidó con Milner en detrimento de Keita en la sala de máquinas. De nada le sirvió.

Historia blanca

Ya contabiliza 30 semifinales en las 66 ediciones de la Copa de Europa, actual Champions

Jugosos planteamientos de dos técnicos con mucho callo que auspiciaron un pleito vibrante. El Liverpool comenzó a toda mecha. Courtois tuvo que sacar la capa de héroe en un mano a mano con Salah cuando no se habían cumplido los dos minutos. Para entonces los locales podían dar gracias de seguir con once futbolistas, tras una durísima entrada de Milner que pudo hacerle un destrozo a Benzema pero que el árbitro pasó por alto.

También Casemiro rozó la expulsión por un patadón a Milner que se quedó en amarilla.

Los ‘reds’ recuperaron la agresividad que les caracterizó no hace tanto tiempo, atemperada por las lesiones y el vacío ambiental en un curso convulso. Klopp ordenó una presión muy adelantada que hizo pasar las de Caín al Real Madrid en una presentación fulgurante de los británicos.

Milner volvió a exigir una gran respuesta de Courtois con un latigazo desde la frontal y Mané no fue capaz de atrapar en boca de gol un centro de Alexander-Arnold endiablado.

Courtois fue clave

Tuvo que sacar la capa de héroe en un mano a mano con Salah en el primer minuto del partido

Al frenesí del cuadro de Klopp respondió el Real Madrid con posesiones sosegadas en cuanto tuvo oportunidad, que no fueron demasiadas. Bajar las pulsaciones para acelerar en el momento propicio fue clave en la victoria obtenida una semana atrás en el Alfredo Di Stéfano, donde la destreza del bloque de Zidane con el cambio de marchas reventó a la tierna zaga del Liverpool. La retaguardia ‘red’ volvió a mostrar sus costuras en Anfield y dio aliento al cuadro visitante tras unos minutos de mucho sufrimiento. Robó Benzema a Robertson y se lanzó a la carrera, pero el disparo del ariete se estrelló contra el palo en la primera aproximación verdaderamente dañina de los blancos, a los que les faltó profundidad y les sobraron pases erráticos antes del descanso. De una de esas pérdidas pudo venir un gol de Salah, pero el egipcio dio demasiado arco a un golpeo que perseguía la escuadra y se marchó alto.

Providencial Courtois El segundo acto comenzó como el primero, con el Liverpool apretando con mucho ímpetu y el Madrid sobreviviendo. Firmino lanzó el primer aviso con un remate a bocajarro que Courtois repelió como pudo. Visto que no lograba romper el cerrojo, Klopp se la jugó a la desesperada. Fuera Milner y Kabak; dentro Thiago y Diojo Jota. Cuatro atacantes y un violinista para elevar la apuesta. Se tapó más la cabeza pero descubrió los pies.

Vinicius, a toda velocidad, estuvo a punto de pasarle la factura, pero Alisson le salvó con una salida providencial. Salah volvió a amenazar con sus caracoleos en el área, pero Militao se cruzó en su camino. El central brasileño, que negó poco después el gol a Firmino, tenía su tercera prueba de fuego consecutivo y también la superó con nota. Porque el asedio, por tierra, mar y aire, era permanente.

Sorprendió Zidane retirando a Kroos y Vinicius para dar entrada a Odriozola y Rodrygo, lo que significaba devolver a Valverde al centro del campo y prescindir de dos de los grandes protagonistas del partido de ida. No se resintió pese a ello el Real Madrid, que tuvo otra oportunidad de matar definitivamente la eliminatoria en un cabezazo picado de Benzema a centro de Militao que no cogió puerta. El Liverpool no se dio por vencido ni en el descuento, pero el Real Madrid fue de titanio. Con semejante grado de compromiso blanco no hay ninguna meta imposible.

La resistencia del Madrid da la gloria
Comentarios