miércoles 20.11.2019
Fútbol | Primera División

Reválida en Ipurua para el Madrid

Reválida en Ipurua para el Madrid

El Real Madrid visita Ipurua (18.30 horas, Movistar Liga) con el reto de trasladar a la competición doméstica las notables sensaciones que dejó la goleada ante el Galatasaray en la Champions. Seis tantos frente al débil equipo turco, cuarta portería a cero consecutiva y el nacimiento de una estrella llamada Rodrygo han provocado un subidón anímico en Chamartín al que los blancos intentarán dar continuidad en el siempre complicado feudo del Eibar, de mal recuerdo por la estrepitosa derrota que sufrieron allí el pasado curso, cuando los armeros frenaron en seco a un conjunto al que Santiago Solari había devuelto el optimismo con cuatro triunfos consecutivos tras relevar a Julen Lopetegui. Ahora será Zinedine Zidane el que desafíe a la aguerrida escuadra de José Luis Mendilibar, en línea ascendente después de encadenar seis puntos ante Villarreal y Leganés.


«Todos los partidos son complicados. A lo mejor en Eibar puede ser que más, porque es un campo muy diferente a los demás, más pequeño. Sabemos la dificultad, pero no hay partido fácil en esta Liga», remarcó Zidane en la previa, aún con el recuerdo fresco en la memoria del madridismo de aquel choque a la hora del vermut de un año atrás, en el que el cuadro guipuzcoano sometió al Real Madrid con un derroche de intensidad que reveló las costuras de los blancos, obligados de nuevo a pasar la prueba del algodón en una campaña en la que la continuidad de juego y resultados es su asignatura pendiente. «Estamos preparados para hacer un buen partido conociendo al rival», aseguró Zidane, acribillado otra vez a preguntas sobre Bale y James, que no están lesionados pero tampoco «están disponibles para jugar», según indicó.

 

Con la lección aprendida, no es probable que el francés rote en una salida de máxima dificultad en la que su equipo precisa los tres puntos para seguir conectado a la cabeza de la Liga. Zidane tiene definida su ‘guardia de corps’, la que ha sumado pleno en sus tres últimas apariciones con un saldo goleador de 12-0, y sólo la lesión de Marcelo bloquea otra actuación del once de gala. Vinicius regresó a la convocatoria, de la que se cayó por primera vez Jovic, pero Rodrygo anda pletórico tras su triplete frente al Galatasaray e Ipurua es una buena plaza para calibrar su capacidad para convivir con la presión de unas expectativas disparadas ya sobre un diamante que acaba de aterrizar en el fútbol europeo. Odriozola y Mariano fueron los otros descartes de Zidane en una lista a la que también volvió Brahim.

 

Repuesto de un flojo inicio de temporada en el que sólo logró sumar dos de los primeros quince puntos en liza, el Eibar se ha alejado de los puestos de descenso enlazando dos victorias frente a Villarreal y Leganés, aferrado a la veta competitiva que le inculca Mendilibar a sus pupilos. Valiente como pocos técnicos, el de Zaldívar prefiere morir matando que sucumbir con deshonor. Y frente al Madrid no variará su estilo.

Reválida en Ipurua para el Madrid