sábado. 28.01.2023
Balonmano | Europeo 2020

Ribera rebaja la euforia hispana

El seleccionador español valora el oro conquistado en 2018 pero apela a la «exigencia» y la «responsabilidad» Los Hispanos debutan mañana ante Letonia
kopatsch
El seleccionador español Jordi Ribera. KOPATCHS

La selección española de balonmano buscará el más difícil todavía y tratará de revalidar la corona continental que conquistó hace dos años en Croacia, algo que sólo ha logrado Suecia, que de la mano de los legendarios ‘Bengan Boys’ encadenó los títulos de 1998, 2000 y 2002. Un titánico reto que además de garantizar un lugar en la historia al conjunto español, aseguraría a los de Jordi Ribera su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio, el objetivo que ha impulsado a los Hispanos los cuatro últimos años, tras quedarse de manera inesperada fuera de los Juegos de Río.

Para ello, el equipo español —que debuta mañana ante Letonia— volverá a apostar por el elaborado juego ofensivo basado en la inteligencia y la creatividad que ha convertido a España en una singularidad dentro del panorama internacional en estos tiempos de predominio del factor físico. Una manera propia de entender este deporte que se sustenta en el talento de jugadores como el central Raúl Entrerríos, que en su temporada de despedida acude al Europeo de Suecia, Austria y Noruega dispuesto a dar una nueva lección sobre cómo se debe dirigir a un equipo. Filosofía a la que la selección española ha dotado de nuevos matices con el cada vez mayor peso específico que ha adquirido Alex Dujshebaev y, sobre todo, por el retorno de Jorge Maqueda que han aportado un juego más directo al conjunto español.

Pero si en algo se asientan las opciones de victoria de los Hispanos es en su fortaleza defensiva, la parcela del juego donde más se nota el trabajo de Jordi Ribera.

Sin renunciar a la clásica defensa 6-0 en la que Viran Morros y Gedeón Guardiola constituyen un muro casi infranqueable, gracias a su frenética actividad de brazos y piernas, el equipo español ha añadido un variante 5-1, cada vez más consolidada, que dota a la zaga española amplia gama de recursos.

El seleccionador español aseguró que para los Hispanos es un «orgullo» acudir al Europeo de Noruega, Suecia y Austria siendo los actuales «campeones», pero recordó que «eso pasó en 2018» apelando a la responsabilidad y la exigencia. Ribera equiparó el nivel de la selección española con las de Francia, Alemania, Suecia, Noruega, Croacia y Dinamarca, que ya tiene garantizada su plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio como vigente campeona del mundo.

«Para nosotros es un orgullo ser los actuales campeones, pero eso pasó en 2018. Estamos en 2020 y la experiencia nos dice que hay que vivir cada partido al máximo. Estamos en un Europeo, donde todos los rivales tienen nivel. Es una competición con muchos partidos, muchos viajes y de entrada tenemos el primer grupo, con tres equipos (Letonia, Alemania y Países Bajos) y solo se clasifican dos. No puede haber ningún error», reiteró. Bajo ese discurso prudente, Jordi Ribera sí remarcó que los Hispanos «han demostrado siempre su capacidad competitiva, en todos los encuentros» y valoró de manera positiva los días de trabajo previos al torneo.

Ribera rebaja la euforia hispana
Comentarios