martes. 05.07.2022
Fútbol | Primera Federación

Ricardo Pozo, primer despido

El director deportivo va a ser el primer damnificado por la pobre temporada de la Cultural

Un proyecto renovado con el centenario de fondo comienza a andar

Ricardo Pozo pasa el trago de convertirse en el primer damnificado por el pobre año de la Cultural. DL
Ricardo Pozo pasa el trago de convertirse en el primer damnificado por el pobre año de la Cultural. DL

El primer damnificado por la pobre temporada de la Cultural va a ser Ricardo Pozo (Córdoba, 1967). No continuará al frente de la dirección deportiva de la entidad leonesa al no cumplir con los objetivos marcados por el club. Lleva en el cargo desde junio de 2019 y se marcha después de que su labor haya sido criticada por el culturalismo por su política de altas y bajas en la plantilla.

La Cultural salvó la categoría de forma matemática tras el empate ante el Dux Internacional (1-1) y la derrota del Talavera a manos del Real Unión en Irún (3-1). El presente ha llegado. Toca quitar y poner. Los resultados lo son todo y no han sido los previstos. Ricardo Pozo hacía mucho tiempo que tenía la espada de Damocles sobre su cabeza. Como máximo responsable de la confección de las plantillas para que el equipo leonés llegue al objetivo de pelear por jugar play off ha vuelto a frustrarse. El fracaso se lo lleva por delante.

El equipo, que transita a la deriva por la Liga, al menos ha logrado permanecer en Primera Federación para volver a diseñar un proyecto ilusionante, con el centenario culturalista como telón de fondo y como mejor acicate para confeccionar un nuevo plantel de garantías que despierte a una parroquia que no comulga con unos resultados y unas formas que no se corresponden con lo que se espera de un equipo centenario.

Aspire decide
Cuando las matemáticas han aclarado el presente ha llegado el momento de planificar el futuro

Durante la presente temporada no ha habido un líder en el vestuario capaz de detener el sangrado que ha situado a la Cultural muy cerca del descenso.

Cuando las matemáticas han aclarado el presente ha llegado el momento de planificar el futuro. Toca hacer borrón y cuenta nueva. Un proyecto completamente renovado con el centenario como protagonista de fondo. Será el momento de afrontar un cambio de ciclo. El equipo necesita un lavado de cara para soñar con el centenariazo, el que vuelva a ilusionar al culturalismo con un nuevo ascenso, porque la Cultural debería de ser un club consolidado en Segunda División. Como mínimo.

Ricardo Pozo, primer despido
Comentarios