sábado. 28.01.2023

Riquelme desarbola al Valencia en un partido con cinco penaltis (3-1)

El argentino marcó los tres goles del Villarreal ante un equipo che que se vio arrinconado
Los jugadores del Valencia se volcaron con Caneira por el fallecimiento de su hija hace una semana
Riquelme y Reina dieron al Villarreal una importante victoria en un partido en el que se pitaron cuatro penaltis y uno se tuvo que repetir. El argentino marcó tres goles, dos de los once metros, y dirigió magistralmente a sus compañerops en el partido de la vuelta de Caneira. El central fue el primer protagonista del partido. El portugués recibió toda clase de homenajes, mimos y apoyos por parte de las dos aficiones y de los jugadores en los prolegómenos. Cuando Iturralde dio comienzo al partido, también acaparó el foco de las cámaras. Primero, al mandar una volea imparable al palo, para respiro de Reina. Fue el único tiro con peligro de los valencianistas en todo el partido. El Villarreal acosaba constantemente al Valencia, al que obligaba a retroceder hasta la frontal del área. Los de Ranieri sólo podían achicar los balones medidos de Riquelme y los que colgaban Guayre y Javi Venta hacia Forlán. Precisamente, en una de estas pelotas, Caneira recobró protagonismo. Empujó levemente a Forlán y el uruguayo hizo el resto para que se pitara penalti, que sirvió para que despertara Riquelme. El argentino inició su show desde los once metros. Metió el gol y cogió las riendas del conjunto castellonense. La velocidad de Riquelme no está en las piernas sino en la cabeza. Sabe a dónde hay que llevar el balón en cada momento desde su banda izquierda, metiéndose al centro parar ayudar en la creación y abastecer de balones a los delanteros. Y si eso no sale, opta por el disparo para desatascar el juego. Así llegó el segundo gol, con la inestimable ayuda del lesionado Cañizares, que no supo blocar el balón. Con esta renta, el submarino amarillo dirigido por Riquelme se volcó en la portería rival. Sólo la falta de puntería impidió que la diferencia aumentara, ante la impotencia de los hombres de Ranieri. Los ché no veían la manera de penetrar en el entramado defensivo del Villarreal, y optaba por el balón largo hacia Di Vaio. Infructuoso. Los centrales castellonenses 'disfrutaban' ante estos ataques, que sacaban sin ningún problema. Sólo a balón parado y en los penaltis pudo acortar el resultado. Pero Reina paró la primera pena máxima y el segundo llegó demasiado tarde. Después, Riquelme dio la puntilla.

Riquelme desarbola al Valencia en un partido con cinco penaltis (3-1)
Comentarios