sábado. 04.02.2023

Llegamos al último partido de esta primera fase en el grupo, donde la selección encabeza la clasificación con dos buenos partidos disputados, cuatro puntos en su casillero y muchas opciones de poder lograr la clasificación a octavos de final. El rival, Japón, un equipo que dio la sorpresa en el primer encuentro, ganando a Alemania y que también se juega su futuro en este partido.

La selección española viene de cosechar ese empate ante el cuadro germano, después de mostrar un juego de control de balón, buscando siempre alternativas ofensivas e intentando jugar el balón desde atrás. Claro dominador del juego con movimientos rápidos y siendo agresivos en la presión, cuando el contrario tiene el balón para recuperarlo lo más pronto posible. En el aspecto defensivo las jugadas a balón parado es donde más está sufriendo el conjunto español.

Hoy, está selección con una enorme ambición que les ha inculcado Luis Enrique, de gran talento y potencial se juega a una carta su pase a la siguiente fase. La mentalidad de todos los componentes y las ganas están fuera de toda duda, ahora queda refrendarlo en el campo, con el juego y los goles, sin prisas, ni confianzas y teniendo los pies en el suelo, porque cualquier desliz se puede pagar demasiado caro.

España debe imponer su estilo de juego, buscando la portería del rival, pero sin olvidarse del aspecto defensivo, porque ir por detrás en el marcador siempre es un lastre. Se ha empezado bien el campeonato, poniendo los cimientos desde el pitido inicial y ahora solo falta rematarlo, poniendo la guinda a este pastel, que puede ser muy sabroso, con un país entero pendiente de ello y esperando disfrutar de este triunfo y clasificación. Esta selección no debe fallar a una afición totalmente entregada a este equipo, necesitada de alegrías y satisfacciones, aunque sin olvidar que el rival también juega. El techo todavía queda lejos, por eso esta tarde hay que dar un paso más.

La Roja, obligada a sellar el pase
Comentarios