domingo 16.02.2020

Sabina atisba Río desde el Ceard

La berciana, campeona de España de lanzamiento de disco, inicia una nueva etapa dirigida a los Juegos del 2016 en la que el Centro de Alto Rendimiento será su casa, «el mejor escenario para optimizar mis cualidades».
Sabina atisba Río desde el Ceard

Sabina Asenjo sueña con la gloria olímpica. La berciana se quedaba a las puertas de acudir a los Juegos de Londres. Para los de Río de Janeiro del 2016 no quiere que suceda lo mismo.

Entrenar a tope y en las mejores condiciones son dos premisas que la actual campeona de España de lanzamiento de disco pretende aunar en su nueva etapa en la que ha variado el escenario de su puesta a punto. A poco más de 100 kilómetros de su casa en Ponferrada, Sabina pulirá sus dotes de atleta de primer nivel en el Centro de Alto Rendimiento de León en el que ayer mismo consumía sus dos primeras horas de puesta a punto camino a la gloria.

Sabedora de la importancia de contar con los mejores medios, la atleta inicia a las órdenes de Carlos Burón la cuenta atrás para Río, sabedora de que ha llegado el momento de dar el sato definitivo. «Con 26 años estoy en la edad óptima para dar el salto definitivo a los primeros puestos del ránking mundial y eso me ha hecho replantearme muchas cosas, entre ellas la forma de entrenar», apunta Sabina para la que «a mi trabajo en Ponferrada de estos años le debo mucho pero si quiero aspirar a más tengo que cambiar de aires porque para un atleta las instalaciones en las que entrena son vitales y hasta ahora no disponía de las mejores».

Precisamente de la discóbola berciana surgía la posibilidad de trasladarse a León para disfrutar de las instalaciones de vanguardia que presenta el Ceard. «Fue un día en un viaje en el que coincidí como Carlos Burón y después de una conversación decidí trasladarme al Centro de Alto Rendimiento». Dicho y hecho. Ayer mismo la campeona de España sumaba sus dos primeras horas en su nuevo hogar deportivo. «Sólo ha sido la primera toma de contacto. Aún debo hablar con Carlos para concretar la rutina de trabajo que se adapte mejor a lo que busco». Ese plan de ruta contempla seis días semanales de entrenamientos con sesiones de dos horas en las que Sabina aunará trabajo en el gimnasio con la faceta teórica y la puesta en escena de los lanzamientos.

«Los primeros días van a ser de tonificación para ir preparando el cuerpo a las nuevas exigencias. Luego, cuando llegue el invierno me enfrentaré a la etapa más dura y exigente con el trabajo de musculación sin olvidarme de la parte técnica. Aunque los Juegos de Río de Janeiro aparezcan en mi horizonte a cuatro años vista todos los detalles de la preparación deben ser óptimos para que cuando deba jugarme la presencia en la cita olímpica mi cuerpo y mente respondan. Trabajo para ello y con este cambio en mi vida a nivel deportivo espero que lo que hasta ahora ha sido bueno se convierta en excepcional», remarca la atleta.

Sabina atisba Río desde el Ceard