jueves 27.02.2020
Raid

Sainz, leyenda de oro en el Dakar

El madrileño sella a los 57 años su tercera corona en el raid más duro del mundo Alonso se estrena con el puesto 13 y Calleja cumple el sueño de cruzar la meta final
Jesús Calleja celebra el haber hecho realidad su sueño. ANDRE PAIN
Jesús Calleja celebra el haber hecho realidad su sueño. ANDRE PAIN

Carlos Sainz es eterno. Al menos en el Rally Dakar. En el raid más duro del mundo, que después de su periplo de 11 años por tierras sudamericanas cambiaba de escenario a Asia, el madrileño dejaba patente que sobre dos ruedas y en escenarios tan exigentes es un valor seguro. Hace diez años empezó a saborear las mieles del éxito en una prueba que cautiva a pesar de su dureza. Ocho años después lograba su segundo entorchado y ayer, a los mandos de un Mini, abrazaba su tercera copa de campeón. Lo hacía a lo grande y tras dominar buena parte de la carrera. Hasta la meta de Al Qiddiya.

Una jornada para celebrar también el gran papel del doble campeón del mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso, que en su estreno en el Dakar lograba una notable 13ª posición final. Y para el aventurero leonés Jesús Calleja que a la cuarta hacía realidad su sueño de llegar a la meta final del raid. Ese sabor amargo que le dejaban sus anteriores abandonos quedaba así diluido por un resultado brillante para Calleja que incluso se dejó ver en alguna etapa entre los 20 primeros y que al final se encaramaba al puesto 29 de la general. Su segundo objetivo ya que en la mente del leonés figuraba subrayado otro propósito: entrar en el top-30.

Con 57 años Carlos Sainz se convierte en el piloto más longevo en lograr la victoria en el Dakar

Tres triunfadores en un raid que en motos no pudo ver a ningún español en el podio de motos. Hasta el final lo tuvo en sus manos Barreda para acabar séptimo a casi una hora del vencedor, el americano Brabec.

El Rally Dakar 2020 será recordado por muchas cosas, pero entre todas por la demostración de Carlos Sainz, que lideró la carrera desde la tercera etapa. En la última no fue preciso apretar ya que su distancia sobre Al Attiyah y Peterhansel era solvente. La duodécima y última etapa la ganó Al Attiyah, la única que ha podido ganar en todo el raid, dominado ampliamente por los buggys de Mini, que se adjudicaron ocho etapas, de ellas cuatro para Sainz y otras cuatro para Peterhansel.

Fernando Alonso (Toyota) terminó la etapa en cuarto lugar y quedó a 3 minutos y 25 segundos del tiempo marcado por Al Attiyah, lo que le privó de cerrar su debut en el Dakar con una victoria de etapa. Es la tercera vez que Alonso termina una etapa del Dakar entre los cinco primeros. Jesús Calleja, por su parte, los hacía en el puesto 32 para ascender al 29 de una general que recordará por muchos años.

Sainz, leyenda de oro en el Dakar