viernes. 09.12.2022
                      Carlos Sainz con el trofeo que le acredita como segundo. ALI HAIDER
Carlos Sainz con el trofeo que le acredita como segundo. ALI HAIDER

Las campanas de la iglesia de Maranello repican de nuevo. Charles Leclerc se convirtió ayer en el primer ganador de la temporada 2022 al imponerse en un GP de Baréin inesperado y más calmado de lo que muchos esperaban, pero con tres sobresaltos que marcaron el devenir de la prueba. Para más alegría de los ‘tifosi’, Carlos Sainz acabó segundo y confirmó lo que muchos ya sabían desde hace meses: es cuestión de tiempo que logre su primera victoria en Fórmula 1.

El podio lo completó Lewis Hamilton, al que la diosa fortuna le vino a ver. Después de una prueba tirando a extraña por su parte, sin mucho ritmo pero sin estar hundidos como otros -lo de McLaren es para llamar a un exorcista, acabaron 14º y 15º en una carrera con tres abandonos-, en Mercedes pueden darse con un canto en los dientes por ver a su líder en el tercer puesto y al escudero George Russell cuarto.

En cuanto al otro español, ya advertía Fernando Alonso después de la clasificación que Alpine está donde estaba en 2021 y eso, en buena medida, no es buena noticia. Pero ni siquiera eso. El asturiano tuvo serios problemas de rendimiento, especialmente con unos neumáticos duros que fueron, de largo, los que peores prestaciones ofrecieron a todos los pilotos de la parrilla -Hamilton también los padeció-. El asturiano acabó noveno, dos posiciones por detrás de su compañero Ocon -que salía por detrás y tuvo un ritmo mucho mejor-, al que tuvieron que colocarle como el piloto referente en las estrategias.

Sainz sube el segundo peldaño del podio y Alonso es noveno
Comentarios