sábado 24.08.2019
ATLETISMO

Saúl luce con orgullo su bronce

El atleta leonés regresa de Birmingham «satisfecho y feliz» por su éxito mundial
Saúl luce con orgullo su bronce

MIGUEl ÁNGEL TRANCA | LEÓN

Hace unos días embarcaba en el mismo escenario rumbo a Birmingham. Lo hacía con equipaje en el que la ilusión ocupaba buena parte de su maleta. Ayer, el atleta leonés de Salentinos, Saúl Ordóñez, volvía a pisar la misma terminal del aeropuerto de Madrid-Adolfo Suárez, aunque en este caso con un peso mayor, el de su reluciente medalla de bronce conseguida en el Mundial en pista cubierta, un campeonato en el que debutaba en la categoría absoluta en la prueba de 800 metros. Y el resultado no podía ser mejor. Saúl, que llegaba junto al resto de sus compañeros de selección, entre ellos la saltadora gallega y única con el berciano en subir al podio en la representación española, Ana Peleteiro, aún mostraba en su cara y también en sus palabras el talante de quien todavía está asimilando una gesta al alcance de pocos.

«He conseguido esta medalla con suerte y ganas. No me lo esperaba. Ha sido una gran sorpresa», comentó orgulloso de su presea que mostraba con la ilusión de un niño que recibe su juguete preferido. Pero para él esta no fue un regalo sino el premio a un trabajo de muchos años que tiene ahora su más rutilante reconocimiento, que no el único.

«Estoy feliz y también tranquilo. Contento de tener una medalla, fuera bronce o plata. Para mí era ya un logro estar en la final, algo que si me lo dicen no hace mucho no me lo hubiera creído. Y si además en subiendo al podio no se puede pedir más».

Junto al resto de atletas Saúl ha vivido unos días muy especiales. El sábado 3 de marzo lo recordará para siempre con una carrera que vistió de oro su éxito en un Mundial, un logro que para él supone el premio a tanto tiempo de esfuerzos, ilusión y entrenamiento. Y que hoy martes recibirá un nuevo reconocimiento en este caso en la recepción que ha organizado el Consejo Superior de Deportes en Madrid y en la que el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, les agradecerá su compromiso con el atletismo. Allí estará Saúl Ordóñez con la medalla de bronce al cuelo, la que ayer también lucía en su llegada al aeropuerto madrileño y que desde que la lograba casi no se ha separado. Y no es para menos. Porque una presea mundialista no se puede colgar al cuello todos los días.

Saúl luce con orgullo su bronce