sábado. 28.01.2023

España jugó un partido en el que sufrió mucho aunque lo bueno es que se terminó gozando y disfrutando. Todo el partido se desarrolló con mucha igualdad en el marcador. No fue el mejor partido de España pero el corazón y la raza estuvieron en la pista en todo momento. Los daneses nos ganaban en rapidez y no daban tiempo a que nuestro equipo se organizara en defensa. Esto nos costó varios goles sobre todo por parte de su gran estrella, Hansen. También hubo bastantes pérdidas de balón por precipitaciones. Estos detalles deben ser corregidos para próximos encuentros. Los partidos jugados van dejando mella en lo físico porque todos ellos fueron de mucho desgaste. La defensa danesa, como se esperaba, fue muy agresiva durante todo el partido y no dejaron jugar a los pivotes en ningún momento. Una sincera felicitación a los técnicos y jugadores porque han puesto todo su saber y buen hacer en la cancha. El ajustadísimo resultado de 25-24 refleja fielmente lo ocurrido en el partido porque todo pudo pasar. Ahora queda subir el penúltimo escalón antes de la final: la poderosa Francia. Un rival durísimo que va a exigir la mejor versión de Manolo Cadenas y de sus jugadores.

Seguimos en el buen camino
Comentarios