martes 24/5/22
Morata, pese a su gol contra Polonia, sigue muy cuestionado. K. H.

«Lo que tenemos que hacer es jugar mejor y generar más ocasiones», proclamó Luis Enrique Martínez, cuya selección sólo ha marcado un gol en 28 remates en la Eurocopa 2020, diez entre los tres palos; un registro sólo empeorado por Dinamarca, Escocia y Turquía y a una distancia sideral de las favoritas Italia, Países Bajos, Alemania, Francia, Portugal, Inglaterra y Bélgica.

Ante Suecia, el pasado lunes, fueron 17 disparos, cinco dentro del marco rival, pero no anotó ningún gol, aunque el juego ofreció una sensación indudablemente mejor al cuerpo técnico que este sábado frente a Polonia, cuando propuso once tiros, cinco de ellos a portería, para un único tanto: el 1-0 logrado por Álvaro Morata. Son 28 remates -la quinta con mayor capacidad en ese sentido en toda la Eurocopa- para un solo gol. Tanto en el porcentaje de eficacia goleadora en los intentos totales como en los directos a portería, sólo hay tres selecciones peores que España: Dinamarca, Escocia y Turquía, todas últimas de sus grupos en la actualidad.

También la diferencia de la España actual en ese sentido es sustancial respecto a las dos últimas referencias de la selección como ganadora de la Eurocopa, tanto en 2012 como en 2008, cuando necesitaba ocho intentos -ahora su media es más del triple, 28- o cinco a portería -ahora es el doble, 10- para marcar un gol. Mientras en Ucrania y Polonia 2012 propuso 92 remates, 58 a portería, para alcanzar los doce goles, en Austria y Suiza 2008 acumuló 98 tiros, 51 entre los tres palos, para la misma cantidad de tantos que la coronaron como doble campeona de Europa consecutiva; una hazaña irrepetible en 61 años de historia de la competición.

Ahora, la dinámica es muy diferente, por más que muchos de los registros de control de balón, pases e incluso ocasiones vayan casi a la par ahora y entonces, cuando sí aparecía como una selección incontestable.

La selección, 28 disparos a portería en dos partidos para anotar un gol
Comentarios