miércoles 28/10/20

Suárez irrumpe por la puerta grande en el Atlético con dos goles y asistencia

Suárez, durante el entrenamiento de ayer del Atlético. HANDOUT

Todo puede cambiar en 23 minutos. Ese fue el tiempo que necesitó Luis Suárez para despejar cualquier duda que pudiera albergar el aficionado atlético sobre su rendimiento y para comenzar a afilar las garras en busca de una particular venganza frente a Ronald Koeman y la junta directiva del Barça encabezada por Josep Maria Bartomeu, que le abrieron la puerta de salida del club azulgrana tras seis temporadas pulverizando registros goleadores.

La edad del delantero uruguayo, que cumplirá 34 años en enero, y un estado físico cuestionable desde el regreso del fútbol tras el parón provocado por la pandemia de la Covid-19 ofrecían reparos sobre una operación impensable hace apenas unos meses, que acabó con Suárez vestido de rojiblanco a coste cero y con parte de la que era su astronómica ficha en el Barça sufragada por el club azulgrana. Apenas un millón de euros por cada una de las dos temporadas firmadas en función de variables le supondrá al Atlético la llegada del ‘9’ al Metropolitano en concepto de traspaso, más allá de un salario suavizado por la aportación de su exclub.

Económicamente irreprochable, la apuesta suscitaba los peros en cuanto a la versión mostrada por el jugador en los últimos meses, pero Suárez, que hizo de tripas corazón hace apenas unos días para comparecer junto a Bartomeu en el acto de despedida del Barça, saltó al césped del Metropolitano dispuesto a demostrar en cada acción que el presidente azulgrana estaba equivocado. Dos minutos tardó en servir el 4-0 a Marcos Llorente y redondeó una tarde para el recuerdo colchonero con sendos goles de cabezazo inapelable y de definición con pierna zurda tras remate con la derecha al poste.

Bien es cierto que el partido estaba ya cuesta abajo cuando Suárez entró en acción, con 3-0 ante el Granada, pero Suárez dejó claro que su potencial puede engrandecer al Atlético como no se recuerda. En cualquier caso, no se recordaba una irrupción tan destacada de un fichaje desde el banquillo desde hace casi 18 años. Era el lejano mes de octubre de 2002 y Ronaldo con el Madrid.

Suárez irrumpe por la puerta grande en el Atlético con dos goles y asistencia
Comentarios