sábado. 03.12.2022
BALONMANO

Sufrimiento para empezar

El Ademar arranca la liga con una ajustada victoria ante el Zamora al que tuvo contra las cuerdas pero no remató
El pivote brasileño del Ademar, Leo Almeida, emplea su fortaleza para hacerse un hueco en medio de la defensa zamorana en el partido disputado ayer

El Ademar sufrió bastante más de lo esperado en su visita al feudo de un MMT Seguros Zamora que demostró en su debut en Liga Asobal que va a pelear mucho para mantenerse en la máxima categoría del balonmano español. En el tramo final del partido, y con el choque muy igualado, los leoneses tiraron de experiencia para acabar llevándose la primera victoria de la temporada por 28-30.

El Ademar afrontó el partido de Zamora con la confianza del que se sabe superior y dominó claramente en los primeros cinco minutos del choque, en los que el portero Miranda fue el mejor, hasta que Carrillo y Aguirrezabalaga acertaron con el marcador para poner el 0-2 inicial.

El equipo zamorano acusaba los lógicos nervios de su debut pero pronto fue centrándose pese a las grandes intervenciones de Llamazares, que mantuvieron al Ademar con ventajas de tres goles hasta el minuto diez, cuando el Ademar jugó sus mejores momentos y llegó a distanciarse hasta el 3-9 en el minuto trece. El técncio zamorano García Valiente, tuvo que pedir un tiempo muerto para cambiar su disposición defensiva a un 6-0, que pronto comenzó a darle buenos resultados y le permitió incluso recortar hasta el 13-16 con el que se llegó al descanso.

A la vuelta, todo parecía indicar que el Ademar lograría una previsible y cómoda victoria sobretodo cuando a los cuatro minutos Carrillo ponía el 14-18 en el marcador. Tras esta jugada, el partido entró en una tónica de intercambio de goles, aunque la exhibición del portero zamorano Miranda evitó que los leoneses pudieran distanciarse.

Sin embargo, el MMT Seguros, muy bien guiado por Iñaki Gómez en ataque, volvió a meterse en el partido con un penalti que transformó Jortos y que ponía el 17-19 en el luminoso. A partir de ahí, los zamoranos se fueron creciendo hasta lograr una remontada del zamora espectacular y con un parcial de 5-0 los locales tomaron por primera vez en todo el partido la delantera en el marcador (20-19), justo después de que el entrenador leonés solicitase un tiempo muerto para intentar frenar la crisis de juego de su equipo.

El Zamora supo mantener la delantera a base de fuerza, trabajo y entrega e incluso llegó ganar por 26-24 en el minuto 50. Pero, poco a poco, el físico les fue pasando factura y el Ademar lo aprovechó para igualar el marcador a 26 a falta de ocho minutos para el final, momento en el que Octavio envió un penalti fuera y permitió que Mikel adelantase a los leoneses de nuevo en el marcador (26-27). Además, dos paradas de Llamazares ayudaron a la primera victoria leonesa en la liga.

Sufrimiento para empezar
Comentarios