jueves 6/5/21

"La Superliga es un escupitajo en la cara del fútbol y de la sociedad"

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, calificó la revolución liderada por Florentino Pérez de "vergonzosa" y "egoísta" y amenazó con tomar represalias con los futbolistas que disputen la nueva competición
ceferin
El presidente de la UEFA, Ceferin. PAOLO MAGNI

"Quienes jueguen la Superliga no podrán representar a sus selecciones en ningún partido", lanzó como brindis al sol el dirigente esloveno, que hizo un llamamiento "a todos los amantes del fútbol, a los aficionados y a los políticos para que se unan a la UEFA en la lucha contra este proyecto". El mundo del fútbol, con la FIFA y la UEFA a la cabeza, respaldadas por los seguidores de todos tipo de clubes, poderosos y modestos, por los organismos que agrupan a los seguidores y por las ligas continentales, al igual que el político, a través de la Comisión Europea, expresaron su rechazo a una Superliga considerada por LaLiga que preside Javier Tebas como "secesionista y elitista".
"Amo el fútbol y no puedo callarme ante esto. Creo en una Champions League mejorada, pero no en que los ricos roben lo que el pueblo creó, que no es otra cosa que el deporte más bonito del planeta", escribió Ander Herrera, futbolista del París Saint-Germain, club propiedad del fondo soberano de Catar que se niega, al igual que todos los franceses, a participar en la Superliga. Como dirigente de uno de los países representado por un solo equipo en la actual Liga de Campeones, el presidente de la Federación Rumana de Fútbol, el exfutbolista Razvan Burleanu, denunció que "la mayor parte de los miembros de este grupo (los 12 creadores de la Euroliga) tienen capital estadounidense". También puso en duda, resumiendo el sentir generalizado, "que una competición así pueda tener éxito a medio o largo plazo, teniendo en cuenta la posición firme de la UEFA y de la FIFA, así como de las tres grandes federaciones (Inglaterra, Italia y España), que dicen que todo club que participe en esta competición será excluido también de las competiciones europeas y nacionales".
Entre los futbolistas que participarían en la Superliga, los primeros en mostrar su desacuerdo con el proyecto fueron los portugueses Bruno Fernandes y Joao Cancelo, del Manchester United y el City, respectivamente, que compartieron un post de Instagram de su compatriota Daniel Podence (Wolverhampton), para quien "hay cosas que simplemente no se pueden comprar".
Mientras que la UEFA decidió plantar cara a la Superliga con tomar acciones judiciales y deportivas contra los implicados, la FIFA hizo un llamamiento a que todas las partes mantegan "un diálogo tranquilo, constructivo y equilibrado por el bien del fútbol".
Además de la UEFA y LaLiga, la Federación Española de Fútbol (FEF), la Inglesa, la Italiana, la Premier League y la Lega Serie A criticaron "el cínico proyecto, que solo busca el interés propio de unos pocos en un momento en el que es imprescindible la solidaridad". En Gran Bretana, el primer ministro, Boris Johnson, se comprometió este lunes a "hacer todo lo posible con las autoridades del fútbol para impedir que la Superliga salga adelante", mientras que en Francia el presidente de la República, Emmanuel Macron, felicitó a los clubes del país por rechazar su participación "en un proyecto que atenta contra el principio de solidaridad y el mérito deportivo".
No invitados por LaLiga "La nueva propuesta de competición europea no es más que un planteamiento egoísta, diseñado para enriquecer aún más a los más ricos. Socavará el atractivo de todo el juego y tendrá un impacto profundamente perjudicial para el futuro inmediato de LaLiga, de los clubes que la componen y de todo el ecosistema futbolístico" lamentó Javier Tebas, que incluso aventuró que la creación de una Superliga "impactará también en el resto de los deportes a los que, en la actual temporada, LaLiga aporta más de 126 millones de euros, ya que pone en peligro el sistema de contribuciones aprobado en el Pacto de Viana (suscrito con el Consejo Superior de Deportes y la FEF)". "LaLiga defiende la tradición futbolística europea del fútbol para todos.

El concepto propuesto por 12 clubes europeos destruye ese sueño, cerrando la puerta a la cima del fútbol europeo y permitiendo la entrada de solo unos pocos a una élite. Hoy día, los aficionados al fútbol de toda Europa pueden soñar con que su club, sea cual sea su dimensión, pueda destacar en una competición, alcanzar lo más alto, y competir en la cumbre del fútbol europeo", recuerda LaLiga, que convocó para el jueves a todos los clubes profesionales, salvo al Real Madrid, al Barcelona y al Atlético, para debatir sobre tan polémica propuesta.
"Se trata de una iniciativa deplorable, en la cual ellos mismos hablan de solidaridad, pero la única solidaridad es probablemente la que tienen para ellos mismos, para ese grupo de doce clubes. Estoy muy triste y muy decepcionado con que los valores, las líneas directrices y los reglamentos que tenemos en el fútbol sean rechazados de esta manera. Es una amenaza que golpea toda la pirámide del fútbol y que golpea toda nuestra actividad.
¿Cuáles serán las consecuencias para las competiciones europeas de clubes sin esos doce y cómo les afectará?", se pregunta el presidente de la Federación Sueca de Fútbol, vicepresidente de la UEFA y exárbitro Karl-Erik Nilsson.

"La Superliga es un escupitajo en la cara del fútbol y de la sociedad"
Comentarios