lunes 30/11/20
Fútbol | Segunda División B

La táctica brilla más que los goles

Cultural 0 Numancia 0 El Reino de León se abre ocho meses después con un millar de aficionados en las gradas en un partido en el que prevalecieron las defensas a los ataques
El Reino de León abrió sus puertas tras ocho meses cerrado a causa de la pandemia del coronavirus. Además con un millar de aficionados sobre la grada. JESÚS F. SALVADORES
El Reino de León abrió sus puertas tras ocho meses cerrado a causa de la pandemia del coronavirus. Además con un millar de aficionados sobre la grada. JESÚS F. SALVADORES

El entrenador David Cabello sabe lo que quiere para esta Cultural que maneja. Pretende el balón jugado y pasado por cada una de las líneas de su equipo. Tiene las ideas muy claras. Fiel a su sistema, que no es sólo de boquilla, sino que el técnico traslada al campo de batalla desde el primer día que tomó pie en tierra leonesa. No aguanta el balonazo. Abroncó a Mario Sánchez en una acción en la que el lateral derecho pareció fuera del partido, como si no estuviera concentrado en una acción puntual que envió de un patadón arriba que no gustó al técnico. Toma valor con el paso de los partidos su afán por adquirir un dibujo muy particular y vistoso para la grada. Ante un rival con la envergadura futbolística del Numancia trató de tocar desde su propia portería. Gran valor ante un grande en frente. No hay mejor defensa que un equipo bien ordenado y con el balón en su poder. El Numancia adelantó la línea de atrás y puso mucho músculo en la medular para endemoniar el fútbol de toque y disposición de balón ofrecido por Cabello. El encuentro se convirtió en una partida de ajedrez que finalizó en tablas (0-0).

Los movimientos de las piezas del tablero en el verde del Reino de León siempre tienen una razón. Juego y táctica siempre van de la mano. Sensación de juego de salón en la que siempre prevalece el control.

La defensa, criticada en el estreno en Mareo, se mostró suprema durante todo el encuentro. Héctor Rodas fue el mariscal que ordenó con su voz aguda los movimientos de sus compañeros en la línea de máximo riesgo, perfectamente coordinados para defender los ataques de un super motivado Juan Carlos Menudo y de un delantero de la calidad de Gabarre. Ambos componen una pareja que sólo la Cultural y pocos más disponen en una categoría como la Segunda B.

La Cultural regresó al Reino de León ocho meses después, concretamente tras aquel 29 de febrero en el que consiguió un empate a un gol frente al Izarra, mientras que en esta oportunidad lo hizo sin goles en el tanteador ante un Numancia que mostró capacidad en cada una de sus líneas. El equipo leonés evidenció que no va a la zaga. El bloque de David Cabello demostró, pese a las palabras de auto alabanza de su equipo de Manix Mandiola al final del encuentro al expresar que su equipo había ganado a los puntos en el supuesto de que se tratara de un combate de boxeo, que tiene carácter y varias capas de pintura bien impregnadas por su entrenador al más puro estilo alemán de confirmar los conceptos hasta que entren en el alma de sus futbolistas.

Dos conjuntos, la Cultural y el Numancia, que evidenciaron que van a quedar muy arriba en la tabla clasificatoria del grupo 1B de la Segunda División B. Conforme se sucedieron los minutos ninguno de los dos conjuntos creó ocasiones en el área rival, con la única excepción del disparo de Julián Luque en el tiempo de añadido por el colegiado que repelió el larguero de la meta defendida por Ximo. Pese a las palabras de Manix Mandiola al final del choque de la superioridad de los suyos a los puntos, pudo quedar K.O. en el símil que empleó del combate de boxeo cuando el derechazo de Julián Luque pudo tumbar al Numancia en la lona tras su descenso de Segunda.

La Cultural jugó muy disciplinada, aunque a veces especulativa, sin elaborar apenas acciones de peligro con marchamo de gol en la portería de Ximo, con lo que el empate a cero goles supone mantener su línea de trabajo para seguir aspirando a las tres primeras posiciones de la clasificación. La pócima de Cabello sigue cociéndose a fuego lento.

Además, el regreso al estadio Reino de León se caracterizó por la presencia de un millar de aficionados culturalistas que no cesaron de animar a su equipo a lo largo del encuentro, con un comportamiento exquisito tanto en la entrada como en la salida al recinto deportivo. Comunión.

La táctica brilla más que los goles
Comentarios